sábado, abril 17, 2021
62.1 F
San Diego
Inicio Secciones Negocios Claman por ayuda del gobierno, empresaria latina que con sus hijos rentan...

Claman por ayuda del gobierno, empresaria latina que con sus hijos rentan un local y padecen el desplome de sus clientes

IMPERIAL BEACH.- La señora Victoria Hernández es una mujer latina que junto con sus tres hijos, Victor, Hugo y René, están padeciendo fuertemente el impacto económico de sus negocios, debido a la pandemia de COVID-19.

Victoria y dos de sus hijos (Victor y René) comparten no solamente el sostén de la economía familiar, sino el espacio del local que alquilan sobre la Imperial Beach Avenue, pues  mientras ella atiende una estética, ellos se hacen cargo de la peluquería.

Reconoció, sin embargo, que por la sensible baja de clientes les resulta muy difícil, en estos momentos, para pagar la renta del local, por los continuos cierres de un ramo (las peluquerías y estéticas, entre otros), considerados por el Departamento de Salud de California, como “de alto riesgo” por compartir las personas, un lugar cerrado.

Cifras contundentes

Los números ofrecidos por la entrevista no dejan lugar a dudas del complicado momento por el que están pasando debido a l a crisis sanitaria, pues antes de la pandemia, ejemplificó, tenía alrededor de 10 clientes diarios o más y ahora el máximo es de 4, pero varía entre 1 y 3 diarios.

La madre de familia aceptó, que al no ser propietaria del local y no pagar a trabajadores, no puede disponer de la ayuda gubernamental (federal, estatal, del condado y local), pero clamó: “Requerimos de ayuda para pagar la renta y para sobrevivir, porque no ha habido trabajo”.

Enfrentan otra deuda, además de la renta

Por si ya no fuera de por si critica la situación a la que Victoria y sus hijos se enfrentan ahora tendrá que hacer frente a otra deuda: “me acaban de mandar una carta y me dicen que mi primer pago lo tengo que hacer como en agostgo o septiembre, no me acuerdo bien, pero que hay que empezar a pagar”.

Y es que dijo que con ayuda de su hijo Victor tramitó un crédito por más de 5 mil dólares.

Un año de cierres

“Nos cerraro el año pasado, luego nos volvieron a abrir como tres meses, pero fue muy poquitito tiempo y lo volvieron a cerrar”, relató Hernández al afirmar que la nueva fecha de apertura fue a principios de enero de este año, pero ahora se están enfrentando a las consecuencias de falta de trabajo por la baja de clientes.

¿Entonces no le ha dado tiempo ni de recuperarse?, le preguntamos: “Pues no, la verdad que no, porque mire muchos tienen miedo salir (de sus casas) o no tienen y trabajo”, respondió.

Hija de padres inmigrantes

La madre de familia latina dijo, sobre su vida personal, que nació en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, México y cuando tenía 8 años de edad la trajeron sus padres, Victoria Neri y Rafael Aceves, (ambos ya fallecidos).

Respecto a sus padres, agregó, llegaron a Estados Unidos a principios de 1940, por medio del programa bracero, y trabajaron en las cosechas de Fresa y Algodón, en la ciudad de Fresno, California, pero regresaban a Guadalajara .

“Como a mí, de chica, no se me daba mucho la escuela, porque me ponía muy nerviosa y dije voy a estudiar algo que no tenga que hacer pruebas y dije qué es lo que puedo hacer y un día, viendo la television, le dije a mi papa: ¡ah voy a estudiar eso!.

A pesar de que Victoria  afirmó que alcanzó a llegar al segundo año del Colegio (de Southwestern College de Chula Vista), optó mejor por estudiar una carrera corta (de diez meses) en una escuela del ramo que se encontraba sobre Coronado, Avenue y que ya dejó de operar.

Esperanza e inquietud

No obstante a que manifesto su esperanza de que por fin el COVID ceda en los meses por venir, no deja de reservar un poco de inquietud al señalar que su hijo Hugo, quien tiene su propia peluquería en La Jolla, ha tenido que cerrar más tiempo, pues también fue infectado por el virus.

Victoria, como la mayoría de las familias Latinas, ha tenido que enfrentar altibajos económicos, y el actual, es uno de los más severos, pero esta mujer con 36 años de matrimonio, se siente confianda en que pese a todo, podrán salir adelante y se expresa orgullosa de sus hijos: “En realidad mis tres hijos son peluqueros y yo me dedico a mis peinados en la estética”, sintetizó.

- Advertisment -

Lo Más Leído