viernes, mayo 7, 2021
57.8 F
San Diego
Inicio Noticias Al Día Suspenden ‘permanencia en casa’, las consecuencias de las restricciones impuestas por...

Suspenden ‘permanencia en casa’, las consecuencias de las restricciones impuestas por el COVID-19 Vislumbran un panorama incierto y crítico para los negocios

Después de siete semanas de cierre, restaurantes, museos, teatros y otros negocios pueden reanudar sus operaciones al aire libre inmediatamente bajo la guía del estado.

Salones de belleza, barberías, salones de uñas y salones de tatuajes pueden abrir en el interior. Los hoteles y otros alojamientos también pueden abrir.

Los cambios son el resultado del anuncio hecho el lunes 25 de enero por los funcionarios de salud del estado de California, que levantaron la Orden Regional de Permanencia en el Hogar.

El gobernador Newsom aseguró en conferencia de prensa virtual que “se está aplanando la curva en todo el estado. “Están bajando la tasa de casos, tasas de positividad, hospitalizaciones y cuidados intensivos”.

Sufren consecuencias de cierres

Apesar del levantamiento de restricciones los negocios siguen sufriendo día a día y la supervivencia de los llamados no esenciales se vislumbra incierto acercándose a lo crítico.

Un claro ejemplo de ello lo ofrece la Asociación de Restaurantes de California (CRA, por sus siglas en inglés), que reúne alrededor de 22 mil negocios del ramo en el estado, advierte que la caída de los ingresos es preocupante.

Destacando un reportaje difundido por MNBC y citando como fuente de apoyo UBS Evidence Lab, reveló que “las ventas de comida paraz llevar y a domicilio, no compensan la pérdida de clientes, que habitualmente desayunaban, comían o cenaban, y que ahora no los tienen.

Se profundiza desplome en ventas y servicios

Esta pérdida de ingresos, que según la fuente, cayeron en California en 69% sólo en la última semana de noviembre del año pasado y que ha seguido profundizando con el paso de los días.

CRA menciona –respaldado en el estudio de UBS Evidence Lab-  entre otros factores: “Las bajas temperaturas, un aumento en los casos de COVID-19 y las nuevas restricciones a los restaurantes, que han afectado sus ventas”.

Sin embargo, no únicamente los restaurantes se enfrentan al predicamento y el descomunal desplome en sus ventas de productos y servicios, sino todos los llamados ‘negocios no esenciales’ como son bares y discotecas, gimnasios, lugares de entretenimiento, centros de convenciones, peluquerías y campos de golf entre los principales.

Como si se tratara de una película de drama, mientras la pandemia no sólo no se contiene sino que en muchos de los casos se agudiza, la situación para ellos comienza a ser crítica.

Apoya demanda

Mientras la CRA da cuenta que apoya la demanda interpuesta  desafiando “al estado (de California) y varios condados por tarifas que los restaurantes “han tenido que pagar por servicios que no utilizan” mientras continúan cerrados, el mensaje publicado en las últimas semanas de la Administración Trump en su sitio por la Cámara de Comercio y Servicios de San Ysidro, es inequívoco:

“A pesar de los rumores positivos sobre hacer lo correcto, esta administración federal sigue ignorando nuestras súplicas de supervivencia. No planeamos quedarnos de brazos cruzados mientras estas restricciones arbitrarias continúan causando más daño a nuestra comunidad que el  COVID contra el que presagian protegernos”.

Panorama oscuro y desolador

Vale hacer mención, en el mismo orden de ideas, que durante un recorrido efectuado la tarde del lunes 25 de enero al centro de la ciudad de San Diego (en la calle Broadway), se evidenció  el panorama no podía ser más oscuro:

Negocios de restaurantes en los que se podía observar el letrero ABIERTO, pero con las luces apagadas o las sillas sobre las mesas, con muy escasos de ellos funcionando y presentando ante el público un panorama desolador.

Sitios lucen desolados

La misma situación se presentó en sitios que tradicionalmente hace menos de un año eran frecuentados por familias, parejas, amigos y turistas como Seaport Village y Gaslamp, donde además de las restricciones impuestas por el gobierno estatal y el condado, se sumsn los fuertes vientos y lluvias del frente invernal  de la última semana.

En un vaiven de órdenes y contra-órdenes en general para los negocios llamados ‘no escenciales’, desde que se presentó la crisis sanitaria provocada por el COVID-19 ha prevalecido la desinformación e inconformidad, pues en un principio la instrucción fue de cierre total, luego parcial, en el caso de gimnasios de ejercicios al aire libre, mientras que muchas empresas han tenido que desocupar personal, abonando al desempleo.

Todo este vacío, sin embargo, comienza a ser ‘aprovechado’ por negocios para vender aún sin autorización del estado o el condado, mientras los gobiernos municipales ‘amenazan’ con imponer multas que en general no aplican.

- Advertisment -

Lo Más Leído