lunes, marzo 8, 2021
54.4 F
San Diego
Inicio Secciones Educación “No aborda las necesidades", el plan de reapertura de escuelas de CA,...

“No aborda las necesidades», el plan de reapertura de escuelas de CA, consideran, en carta enviada al Gobernador, funcionarios escolares

SAN DIEGO.- “Si bien nos complace que (el programa) “Escuelas Seguras para Todos (Safe Schools for Alls) dé prioridad a la reapertura de escuelas públicas con fondos federales, no podemos ignorar que el plan no aborda las necesidades de los distritos escolares urbanos…”

Dicha postura es expresada en una nueva carta firmada por siete Superintendentes Escolares de California, entre los que se cuentan el de Los Ángeles y el de San Diego, los dos más grandes del estado.

La misma precisa que estos distritos “atienden a casi una cuarta parte de los estudiantes de California, casi todos los cuales viven por debajo del nivel de pobreza”.

“Mayor incidencia de COVID en comunidades de negros y latinos”

Y en referencia al reciente plan anunciado por el gobernador que proyecta el inicio de clases para el 1 de febrero, la carta cuestiona la eficacia del mismo al señalar que “no aborda el impacto desproporcionado que el virus está teniendo en las comunidades de color de bajos ingresos”.

Se precisa en este sentido que “la fecha objetivo inicial del 1 de febrero no refleja la realidad de COVID en muchas de las comunidades a las que servimos”.

“Hay una mayor incidencia de COVID en comunidades de bajos ingresos; los negros y los latinos, respectivamente tienen dos o tres veces más probabilidades que los blancos de ser hospitalizados (por esta causa).

Argumenta que una encuesta en el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles, “donde más del 80% de los estudiantes viven en la pobreza, mostró que en el 75% de las familias, alguien perdió el trabajo debido al virus. El impacto desproporcionado que está teniendo el virus, también se refleja en las escuelas”.

“A discreción de los distritos escolares”

Se destaca asimismo, que el plan gubernamental deja la definición de un “entorno escolar seguro” y el “Estándar para reabrir aulas” a discreción individual de 1,037 distritos escolares, creando un mosaico de estándares de seguridad ante una crisis de salud en todo el estado”. 

Citando y adhiriéndose al contenido un diario de la ciudad indican que   “es muy posible que las escuelas de bajos ingresos reciban lo peor de todo: no hay nuevos fondos, los niños todavía están atrapados aprendiendo desde casa, mientras que aquellos en áreas más prósperas abren sus negocios y obtienen $ 450 por estudiante extra para arrancar “.

“No podemos hacerlo solos”

“Nuestras escuelas están listas para reanudar la instrucción en persona tan pronto como las condiciones de salud sean seguras y apropiadas, pero no podemos hacerlo solos”, advierten los Superintendentes Escolares firmantes de la misma: Cindy Marten, de San Diego; Jill Baker, de Long Beach y Robert Beutner, de Los Ángeles, entre otros.

Los últimos 10 meses han sido una lucha bien documentada para millones de escolares en California y sus familias. “Escuelas seguras para todos”es un comienzo hacia la recuperación, pero pedimos al estado que reconozca seguir las necesidades y tome las acciones requeridas para implementarlas, de modo que todos los niños de California puedan recibir la educación que merecen”, se advierte.

Pero especialmente que se haga “un esfuerzo de salud pública inmediato y con todas las manos a la obra para reducir la propagación del virus en las comunidades de bajos ingresos”.

“Cumplir con los estándares COVID”

Y  precisa que lo que se propone es “un estándar estatal claro para los problemas de salud relacionados con COVID en las escuelas, con el requisito que la instrucción en el aula comience cuando se cumpla con el estándar.

Nuestros estudiantes, padres y personal necesitan pautas claras, consistentes y bien entendidas para mantener la confianza en el proceso.

“El estado debe comenzar a publicar información detallada sobre el estado de la escuela y el distrito”,  indican en su misiva los superintendentes escolares, “en el cumplimiento de los estándares de salud de COVID, proporcionando instrucción en persona y casos de virus en la escuela antes del 1 de febrero;  creemos que estos pasos adicionales garantizarán que “Escuelas Seguras para Todos” haga honor a su nombre”.

Sobre el dinero a emplear, deja claro, que deben ser “los fondos de salud pública y no los fondos educativos derivados de la Proposición 98, (y) deben usarse para las pruebas de COVID y las vacunas”. Consideran, asimismo, que “los servicios de salud en las escuelas, deben usarse para las pruebas de COVID y las vacunas”.

“Fondos para todas las escuelas”

Es necesario proporcionar dólares, se afirma en el documento, a todas las escuelas para apoyar la apertura a la instrucción en persona, no solo a aquellas en comunidades más prósperas que ya cumplen con los estándares de salud debido a niveles más bajos de COVID. 

Agrega la carta en este sentido que “los estándares estatales COVID deben establecer prácticas mínimas consistentes necesarias para todos escuelas y todas las comunidades, en lugar del mosaico que existe actualmente”.

“Listos para reabrir”

“Nuestros distritos escolares”, se agrega en el escrito, “están listos para reabrir los salones de clases si se toman los pasos apropiados a nivel estatal. Desde marzo, nuestros distritos han distribuido alimentos; proporcionando la tecnología necesaria para que los estudiantes participen en la instrucción en línea, han capacitado a educadores; limpiado y reconfigurado las instalaciones escolares y adoptado nuevas prácticas para reducir el riesgo de virus en las escuelas”.

Algunos ya ofrecen pruebas de COVID

Sostienen los superintendentes escolares que algunos de los distritos ya ofrecen pruebas de COVID en las escuelas y los sistemas de datos necesarios para proporcionar vacunas a la comunidad escolar. 

“Mucho de esto ha sido bajo nuestra propia dirección y antes de cualquier guía o apoyo del estado”.

De manera categórica también indican que “los planes de recuperación por la pérdida de aprendizaje, incluida la financiación para la escuela de verano deben establecerse ahora”, incluido fondos específicos para educación especial y el calendario (escolar) y el plan de vacunación, tendría que estar antes del 1 de febrero, fecha que contempla el gobernador Gavin Newsom para el reinicio de las clases presenciales o dentro de las aulas escolares.

Además  de los superintendentes mencionados, la carta es firmada Jill Baker, de Long Beach; Vince Mathews, de San Francisco; Bob Nelson, de Fresno; Kyla Johnson, de Oakland y Jorge Aguilar, de Sacramento.

- Advertisment -

Lo Más Leído