domingo, marzo 7, 2021
56.9 F
San Diego
Inicio Secciones Educación Siguen firmes, pese al duro impacto causado por COVID-19, en estudiantes y...

Siguen firmes, pese al duro impacto causado por COVID-19, en estudiantes y padres de familia locales

SAN DIEGO.- Heriberto Rodríguez, es un joven estudiante que a sus 18 años de edad ha dado muestras de fortaleza, persistencia y que aunque, como otros muchachos de sue dad, ha sido sacudido y zarandeado por el impacto de la pandemia de COVID-19, pero nunca se ha doblado.

Y es que de acuerdo con su madre, Norma Rojo, son muchas las razones para que su hijo se hubiera deprimido, si no tuviera esa fueza de voluntad:

Primero, la pandemia impidió que Heriberto tuviera ceremonia y tradicional baile de graduación así como el viaje a Disneylandia, que hacen todos los estudiantes, en su preparatoria (High Tech High en Eastlake).

Por si fuera poco, el muchacho –quien tiene un impresionante promedio de 4.6 de GPA), ha dos semestres no ha podido estar físicamente en su Universidad, SDSU, la que sólo ‘conoce’ como referencia y de manera virtual.

Para colmo del brillante escolar fue infectado, junto con  dos hermanas, por el coronavirus en diciembre del año pasado.

“Se le mató una illusion”

“Le afectó, y lo hablo como madre, muchísimo porque (cumplió) sus 4 años de High School con la illusión de llegar al baile, de irse con sus amigos a Disneylandia. Son cositas que se le fueron juntando a mi muchacho, porque pues ahora si que se le fue como polvo”, afirmó la madre quien junto a su esposo Anthony Partida siempre lo han animado a salir avante en esta difícil prueba del destino.

“No se hizo nada, no se hizo ni su graduación, ni la fiesta que le hacemos nosotros como padres cuando se gradúan”, dijo.

La entrevistada recordó que fue muy diferente el caso de sus dos hijas, Viannel, de 26 años y Julia, de 22, quienes se graduaron hace algunos años de Otay Ranch High School y High Tech High de Eastlake, respectivamente,  a ellas ahora no les afectó porque ya están más grandes”, pero a él sí, por un privilegio que si tuvieron sus hermanas.

“Su cuarto, su Universidad”

Sobre Heriberto, quien también tuvo que sufrir la separación de su padre biológico, su madre Norma es categórica: “Este muchacho aparte de su graduación, pues merecía ahora si como se dice todo, porque se graduó con honores,  fue un muchacho que fue aceptado en San Diego State University (con otras tres universidades)”, donde estudia, pero sólo en forma virtual (desde septiembre), la carrera de Criminalogía” .

“El está ahorita en su segundo semestre en SDSU y el sigue estudiando, ahora si que desde su cuarto (su recámara), esa es su Universidad ahorita”.

Al preguntarle ¿cómo ha asimilado su hijo este momento tan difícil en medio de tanta frustración para su corta edad?

“Está todavía con la ansiedad de que, como te puedo decir,  de que se le quitaron sus sueños de todo, lo de su graduación, ahora es de pisar una Universidad”.

“De esta illusion de que el se sentía llegar a entrar a la Universidad, pues nunca la ha pisado. Este proceso les ha afectado también a los jóvenes y lo digo, hablando de mi hijo, lo que son las amistades, pues, porque también se están aislando eso de que ya no hizo nuevas amistades en la Universidad y las de High School, pues ya cada quien está por sus rumbos”.

Dijo que en conversaciones que recientemente ha tenido con Heriberto sus preguntas son: “Cuándo y cómo será mi primer día de escuela, de Universidad, cómo me voy a sentir, me va a gustar, no me va a gustar. Es mucha ansiedad lo que yo le puedo ver a él”, advirtió al que describió como tímido y al que ha evitado, por todos los medios posibles, que se deprima.

“La High Tech High es una escuela chiquita, entonces para él ir a la Universidad era otra cosa nueva, otra cosa excelente y ahora anda con esa ansiedad, que no se le puede pasar, porque no lo ha podido experimentar y sigue ese nervio en el estómago, ¿qué va a pasar cuándo yo pise la Universidad?”, expresó la madre.

Por su parte, Anthony ‘Tony’ Partida dijo que “en mi caso, yo tengo un niño de casi 4 años (tiene 3 años y medio, Tony Jr.), y fíjate que este ha sido un poco triste también porque él apenas empezó la escuela en pre-school”.

Su primera maestra falleció de COVID-19

“Fíjate, dos cosas bien tristes”, continuó el padre de familia y quien además es entrenador de fútbol soccer,  “no asistió al preescolar”, aunque se encuentra inscrito en el BIP Village Preschool de Imperial Beach, “porque tiene que ser todo virtual y lo otro más triste todavía es que su primera maestra falleció precisamente de COVID-19”.

Luego expresó su orgullo por la inteligencia y dedicación de su hijo, pues aún sin haber asistido aún las aulas del kindergarten, a causa de la pandemia:  “Su mamá y yo tenemos la fortuna de tener un niño muy aplicado, en el preescolar (aún de manera virtual) ya se sabe todos los colores, cuenta hasta el 60 y sabe todas las formas, un niño muy dedicado que le gusta la escuela”.

“Hemos tenido que aprender”

El entrevistado, quien es padre de Cristian (de 25 años de edad), Giovanny (de 25),  Katarina (de 22), los tres estudiantes de Southwestern College Chula Vista y Eric, de 19, dijo que además de que no han podido asistir a las aulas, han dejado de practicar, como tantos niños y jóvenes del país, su deporte favorito: El fútbol soccer.

Pero pese a todo el incierto, triste y crítico escenario por lo causado por la pandemia, “hemos tenido que aprender muchas cosas”.

- Advertisment -

Lo Más Leído