viernes, mayo 7, 2021
57.8 F
San Diego
Inicio Secciones Salud y Familia El azúcar altera tus hormonas ¿cómo regularlas con una alimentación...

El azúcar altera tus hormonas ¿cómo regularlas con una alimentación saludable?

El azúcar no solo provoca grandes altibajos en el estado de ánimo y los niveles de energía, sino que también altera una de las hormonas más poderosas de nuestro cuerpo: la insulina que está estrechamente relacionada con todas las demás hormonas del cuerpo, incluidos estrógeno y testosterona.

Cuando la insulina aumenta, generalmente después de una comida rica en azúcar, esto puede conducir a reducir los niveles de una proteína importante conocida como globulina transportadora de hormonas sexuales (SHBG). La SHBG se une al exceso de estrógeno y testosterona en la sangre, pero cuando está baja, los niveles de estas hormonas aumentan porque quedan “libres” en la circulación.

Estos aumentos alteran la proporción de estrógeno respecto de progesterona, que es la hormona que nos mantiene tranquilos y felices. Cuando tenemos, en proporción, más estrógeno que progesterona. Este disbalance provoca irritabilidad, ansiedad, insomnio y otras alteraciones tanto metabólicas como en nuestro estado de ánimo.

El exceso de azúcar en la alimentación provoca los síntomas del Síndrome Premenstrual y también, a medida que las mujeres llegan a la menopausia, los síntomas y molestias se vuelven más intensos y pueden incluir sofocos (o bochornos) y sudores nocturnos también.

¿QUÉ PODEMOS HACER AL RESPECTO?

En lugar de NO azúcar, pensemos en el control glucémico. Eliminar todo el azúcar de tu vida es casi imposible, ya que las frutas, las verduras e incluso las legumbres contienen algunos azúcares, y son fuentes saludables de ellos.

El truco está en reducir el INDICE glucémico, que es una estimación del impacto de los hidratos de carbono o azúcares contenidos en un alimento en el aumento del azúcar en sangre (glucemia) después de ingerirlo.

Lo que queremos es que el azúcar en sangre y la insulina aumenten lenta y gradualmente en lugar de causar picos y caídas muy marcadas, que es justamente lo que ocurre cuando consumimos azúcares simples y refinados. En cambio cuando comemos carbohidratos complejos, fibra, proteínas y grasas saludables los aumentos y disminuciones son mucho más graduales tanto del del azúcar en la sangre como de la insulina, reduciendo la carga glucémica y eliminando la carga hormonal.

- Advertisment -

Lo Más Leído