Terribles incendios

Las altas temperaturas sin precedentes en la región agotaban los esfuerzos delos bomberos por contener el incendio Valley. Foto cortesía del condado.

San Diego en estado de emergencia

La señora Coco Soto, vecina de Alpine, estaba lista para abandonar su casa en cualquier momento este martes.

- Advertisement -

“Desde el domingo nos dijeron que tuviéramos listo lo importante y estuviéramos alertas para evacuar”, dijo a El Latino todavía de su casa.

Describió que “el cielo se ve muy obscuro por el humo”. Junto con sus dos hijos adolescentes y su esposo permanecía a la espera de una orden de evacuación. El fuego que había comenzado el domingo en medio de temperaturas sin precedentes al este de San Diego, avanzaba rápidamente.

El Departamento Forestal informó que el domingo el incendio bautizado como Valley consumió poco más de cinco mil acres, el lunes superó los diez mil, y el martes consumía más de 17,300 acres y solo había sido controlado en un tres por ciento.

El martes la señora Coco reportó que “aún seguimos aquí, perro el fuego está muy cerca”.

Un contingente de 543 bomberos apoyados con maquinaria, helicópteros cisterna y aviones que arrojaban químico retardadores de combustión combatían el incendio, el más reciente de 24 activos en California el martes.

En su rancho, la señora Coco permanecía en su casa; en otra contigua estaban sus suegros y en la siguiente su cuñada con sus dos hijos. Todos saldrían en cuanto los bomberos o el alguacil les ordenara hacerlo.

Los urgente que tenían para llevarse incluía documentos importantes, alimentos, agua, celulares con batería cargada, lámparas, radios.

Era todavía muy temprano para saber cómo comenzó el incendio. Hasta entonces no se reportaban pérdidas de vidas humanas pero el fuego había consumido un extenso sector montañoso y continuaba, había destruido once estructuras y amenazaba con alcanzar viviendas.

El gobernador Gavin Newsom decretó estado de emergencia en el condado de San Diego por el incendio Valley el lunes.

La orden permitiría, si fuera necesario, que elementos de la Guardia Nacional de California participaran en apoyo a los bomberos, incluso con transporte aéreo si se necesitara.

Una escuela preparatoria, Steele Canyon High School en Spring Valley, y una secundaria, Joan MacQueen, en Alpine, fueron adecuadas como refugios temporales  para los residentes evacuados.

La organización sin fines de lucro Sociedad Humana de San Diego también abrió refugios para animales de ranchos y mascotas.

Al cierre de esta edición de El Latino el Departamento Forestal no tenía idea de cuándo estaría el fuego bajo control. Lo que sí se anticipaban eran rachas de vientos de Santa Ana de hasta 55 millas por hora para el área de San Diego.

Pero el Valley era solo uno de dos docenas de incendios simultáneos en California esta semana.

Autoridades forestales informaron que ha sido el peor año en incendios, en el que se han consumido hasta principios de septiembre más de dos millones de acres.

La temporada de incendios se prolongaría hasta noviembre, cuando regresan los vientos de Santa Ana.