La Culebrilla (Herpes Zoster)

“La culebrilla”, entre las más dolorosas.

En estos momentos, la dinámica del día a día sobre la pandemia del Covid-19 nos hace olvidar que este no es el único problema de salud que padece la población y que hay muchos otros que también son importantes mencionar.

Tal es el caso de la enfermedad conocida popularmente como “culebrilla” y que de acuerdo a las cifras aportadas por el CDC; en los Estados Unidos una de cada tres personas puede presentar esta patología y que anualmente se diagnostican 1.000.000 de casos, lo cual es una cifra que hay que considerar.

- Advertisement -

La “Culebrilla” es ocasionada por el virus de la Varicela Zoster que es el mismo virus que causa la “Varicela” o ]”Lechina” y que después que el paciente supera la enfermedad, el virus se mantiene en el cuerpo inactivo hasta que algún factor no precisado lo activa de nuevo.

La Sintomatología de ésta comienza a presentarse con la aparición de dolor, picazón o cosquilleo en el área donde se iniciará el sarpullido, que luego se convierte en ampollas que se disponen en hileras generalmente ubicadas en las áreas intercostales del tórax siguiendo el trayecto de los nervios intercostales. Igualmente, también se pueden presentar en la cara cercana al trayecto del nervio Trigémino y a veces en la región del hombro, supraclavicular y cuello. Otros síntomas que pueden tener los pacientes son la aparición de fiebre, escalofríos y cefalea.

Esta situación de las ampollas  ocasiona dolor en la zona de las mismas y se ha reportado que las que aparecen en la cara son mucho más dolorosas que las del área intercostal. En cuanto a las ampollas, las mismas se convierten en costras en un período de 7 días y en unas 4 semanas como máximo desaparecen y es importante decir que el paciente no debe arrancarse las costras porque queda la marca en la piel. Estas deben caerse por sí solas en el período señalado.

En cuanto a las complicaciones, está descrita una sintomatología que se le denomina “Neuralgia postherpética” que es la aparición de dolor en la zona donde estuvieron presentes el sarpullido y las ampollas y como más frecuente es en el área intercostal, las estadísticas indican que es el área más común de ese dolor. Hay otras complicaciones descritas que son menos frecuentes tales como ceguera, neumonía y problemas de audición.

Y con respecto al tratamiento hay que indicar analgésicos para el malestar general, Aciclovir, tratamiento local de las ampollas de acuerdo a instrucciones del médico tratante y por supuesto que la prevención de la “Culebrilla” es la aplicación de la vacuna llamada “Shingrix”.

Para cualquier otra información por favor no dejen de contactar con nosotros a nuestro correo electrónico.