Protección a negocios, vetan iniciativa para recontratar trabajadores despedidos durante la pandemia

El gobernador Gavin Newsom vetó un proyecto de ley que habría proporcionado amplias protecciones laborales a los trabajadores despedidos durante la pandemia, exigiendo a los hoteles, aeropuertos y empresas de limpia, volver a contratar a los empleados despedidos durante la pandemia en base a la antigüedad.

El proyecto de ley 3216 del asambleísta Ash Kalra (demócrata de San José) pedía a los empleadores de esas industrias que primero recontrataran a los trabajadores que habían despedido durante el estado de emergencia, incluso en los casos en que un nuevo propietario se hiciera cargo de un negocio.

- Advertisement -

Newsom dijo que el proyecto de ley era demasiado prescriptivo y amenazaba con perjudicar a la ya devastada industria del turismo, que en algunos casos ha tenido que despedir hasta un tercio de sus trabajadores.

“Entiendo el problema que este proyecto de ley está tratando de resolver: asegurar que los trabajadores que han sido despedidos debido a la pandemia de COVID-19 tengan la certeza de su recontratación y seguridad laboral”, dijo Newsom en su mensaje de veto, agregando que el proyecto de ley se aplicaría a los despidos no relacionados con el estado de emergencia.

“Vincular las disposiciones del proyecto de ley a un estado de emergencia creará un confuso mosaico de requisitos en diferentes condados en diferentes momentos”, dijo el mensaje de Newsom.

El veto de Newsom se hizo público el miércoles pasado en el último día para que el gobernador tomara medidas sobre los proyectos de ley aprobados por la Legislatura el mes pasado. Su mensaje de veto para el proyecto de ley respaldado por los trabajadores fue publicado en línea sin que la oficina del gobernador lo anunciara primero.

La asambleísta Lorena González (D-San Diego) y la senadora María Elena Durazo (D-Los Angeles) llamaron al proyecto de ley un “esfuerzo para salvar empleos” en una carta a Newsom instando al gobernador a firmar el proyecto de ley.

Los republicanos y diversos grupos empresariales se opusieron al proyecto de ley, argumentando que las disposiciones sobre el “derecho de destitución” – que exigirían a los empleadores extender las ofertas de empleo a los trabajadores despedidos – no eran viables y obstaculizarían la recuperación de numerosas industrias que intentaban sobrevivir.

La Cámara de Comercio de California incluyó la AB 3216 en su lista anual de “asesinos del empleo”, señalando las leyes que las empresas aseguran que perjudicarán el empleo y la economía.

La cámara dijo que el proyecto de ley “imponía un proceso oneroso para que empleadores específicos devuelvan a los empleados sus puestos de trabajo, lo que retrasaría la recontrataciones y sometería a los empleadores a un litigio por cualquier error”.

La Federación Nacional de Empresas Independientes, que representa los intereses de las pequeñas empresas, calificó la ley AB 3216 como un ejemplo de cómo California hace más difícil que las empresas se recuperen de la pandemia.