Incendios han cobrado 31 vidas en California, consumido 6,400 millas cuadradas

La ola de incendios sin precedentes calcinó miles de millas cuadradas, viviendas y estructuras. Cortesía.

La peor temporada de incendios en la historia de California ha cobrado hasta ahora 31 vidas, ya consumió unos cuatro millones de acres –6,400 millas cuadradas—, calcinó 8,700 estructuras y obligó evacuación de cerca de cien mil personas en diversas zonas del estado.

Pero la temporada de incendios seguirá todavía más de un mes.

- Advertisement -

Ahora por lo menos 17,000 bomberos con equipo terrestre y aéreo mantienen labores de contención de dos docenas de incendios que siguen activos y podrían provocar todavía más destrucción.

Al conteo de cuatro bomberos y otras 21 personas, víctimas fatales de la oleada de incendios, se suma la pérdida de miles de casas, vehículos y estructuras comerciales y de campo.

El gobernador Gavin Newson dijo en conferencia el lunes que el incendio Complex que inició en agosto durante una tormenta de descargas eléctricas sin lluvia, rompió todo precedente al alcanzar a consumir un millón de acres.

“Ese incendio, por sí solo, ha acabado con más terreno del que acabaron todos los incendios en California entre 1932 y 1999”, declaró el gobernador, “si eso no es prueba, un verdadero testimonio del cambio climático, entonces no sé qué es”.

Uno de los incendios más recientes, el Glass, avanza por la región de los viñedos de California al este de San Francisco, en los condados de Napa y Sonoma.

El Departamento Forestal de California informó este fin de semana que ese incendio que inicié el domingo de la semana pasada solo ha sido controlado en un seis por ciento y ya se convirtió en uno de los más devastadores de los últimos años.

Junto con el Glass, los fuertes vientos del anterior fin de semana alimentaron también el incendio Zogg, 250 kilómetros al norte de la región vinícola.

Ese incendio, sin ser uno de los mayores, ha sido muy rápido y ha matado a cuatro personas.

Los bomberos continúan operaciones pese al cansancio, pero la temporada de incendios viene a terminar hasta las primeras semanas de noviembre, cuando tradicionalmente regresan los temidos vientos de Santa Ana, ráfagas de fuertes vientos constantemente cambiantes en dirección.

El Departamento Forestal informó este domingo sobre incendios activos desde el sur de California hasta los límites con el estado de Oregon al norte.