Hyundai desarrolló un nuevo concepto de airbag para la movilidad del futuro

Este concepto que desarrolló el conglomerado Coreano se llama «Hug Airbag» y está pensado para garantizar la seguridad de los ocupantes de los futuros vehículos autónomos; lo hace protegiendo todas las zonas frágiles del cuerpo, desde la pelvis hasta la cabeza, mediante lo que podría denominarse “abrazo de seguridad”.

Esta tecnología, muy gráficamente explicada en el vídeo, se basa en el despliegue simultáneo de tres cámaras de aire, cada una de ellas destinada a proteger una parte del cuerpo: la cabeza, la zona alta del pecho y la pelvis.

- Advertisement -

Las cámaras de aire están firmemente conectadas con una correa, por lo que Hug Airbag puede sujetar el cuerpo con firmeza en caso de accidente sin riesgo a que se desprenda o a que la persona salga disparada de su asiento.

Para Hyundai, la movilidad del futuro está basada en el respeto al medio ambiente, la conducción autónoma y la conectividad, siempre enfocada al bienestar de las personas y, por supuesto, a su seguridad.

En este sentido, el grupo seguirá apostando por el desarrollo de nuevas tecnologías de seguridad activa y pasiva con el propósito último de reducir la siniestralidad a la mínima expresión.

En este periodo de transición hacia la conducción futura, Hyundai ha desarrollado este nuevo concepto de airbag, el Hug Airbag, para proteger a los ocupantes de los vehículos autónomos.

En este tipo de vehículos, los usuarios podrán relacionarse con su entorno de manera mucho más activa, por lo que los habitáculos estarán diseñados como auténticos centros de ocio y trabajo: con pantallas, soluciones multimedia, asientos giratorios y todo lo necesario para disfrutar del viaje desde un nuevo prisma.

Las personas, por lo tanto, no tendrán que permanecer estáticas mirando hacia la carretera, sino que podrán girarse, charlar con los ocupantes de las plazas traseras, ver una película, escuchar música o trabajar.

Este nuevo concepto de habitáculo dejará obsoletos los actuales airbags, diseñados en un contexto radicalmente distinto. Aunque la conducción autónoma de nivel 5 todavía está lejos de llegar a las carreteras de manera masiva, Hyundai ya se ha adelantado a este momento con el desarrollo del airbag del futuro.

Bautizado como Hug Airbag (que podemos traducir como airbag de abrazo), este dispositivo se instala en cada uno de los asientos y, en caso de accidente, se despliega abrazando, literalmente, al usuario desde la espalda.

Esta innovación es un paso más en la apuesta del grupo coreano por la seguridad pasiva. En los dos últimos años, Hyundai ha presentado dos airgabs que han supuesto un paso adelante dentro de la industria del automóvil.

Uno de ellos es un airbag de techo que protege a los ocupantes en caso de vuelco, una tecnología que es especialmente importante en los vehículos equipados con techo panorámico.

El segundo es el airbag lateral central, cuya misión es impedir que el conductor y el acompañante choquen entre ellos en caso de colisión.

Este airbag va escondido en el asiento del conductor y puede reducir hasta un 80% las lesiones en la cabeza provocadas por los choques entre pasajeros, incluyendo los traumatismos graves.