Por qué incluso el gobernador de California se opone a la Proposición 21

Los problemas que enfrenta la Proposición 21 de California van en aumento y era de esperarse. Habría que preguntarse por qué hasta el gobernador Gavin Newsom se ha opuesta a esa propuesta de ley que será presentada en las boletas electorales.

En la boleta aparecer una explicación muy sintetizada de la Proposición 21, tal vez algo que diga que busca el control de la renta porque está muy cara en California.

- Advertisement -

Pero no aparece el texto completo de la Proposición 21 que en nada ayuda a las familias de bajos ingresos, a los ancianos, a los veteranos ni a otros grupos vulnerables. Tampoco al californiano medio que cada vez tiene que hacer mayor esfuerzo por conseguir las escasas viviendas.

Esto es  lo que dice el gobernador: “En el último año, California ha pasado una versión histórica del control de rentas en todo el estado, los límites de alquiler y las protecciones de inquilinos más fuertes del país en la nación, así como el alivio del desalojo a corto plazo”.

Newson explica claramente que “la Proposición 21, al igual que la Proposición 10 antes –ambas son obra del multimillonario Michael Weinstein–, corre el riesgo real de desalentar la disponibilidad de viviendas asequibles en nuestro estado”.

En otras palabras, el gobernador se refiere a una ley que entró en vigor apenas en enero, que es inclusive una ley de control de renta ejemplo para el país, y que entrará en conflicto con la Proposición 21 si la prueban, en parte porque la 21 podría disparar el precio de la vivienda con el cuento de querer ayudar.

Pero la otra parte de las declaraciones del gobernador es el argumento más rotundo en contra de la Proposición 21. En California se necesitan urgentemente decenas de miles de nuevas viviendas a precio accesible para quienes tienen mayor urgencia de vivienda.

La Proposición 21 quiere un control de la vivienda en la que, sin aumentar el número de casas y departamentos, aumenten las rentas.

Es una propuesta que no beneficia a nadie, o tal vez ayude a Weinstein, quien por ser millonario tiene resuelto su problema de vivienda.

El gobernador nos recuerda con sus declaraciones que, con la 21, quienes pueden construir las decenas de miles en viviendas que hoy se necesitan en el estado, se irían con sus inversiones a otros estados donde sí tengan control y aprecio a sus construcciones.

La Proposición 21 se basa en varios engaños, como mencionar a conocidos dirigentes sociales que han hablado de lo caro de la vivienda en California. Pero sin mencionar que la escasez de vivienda va a continuar y se va a agudizar por el crecimiento demográfico, y el control de vivienda costosa es lo que menos se necesita.

Entre los grupos que más se oponen a la Proposición están todas o casi todas las asociaciones de veteranos en California.

De hecho los veteranos presentaron dos demandas contra la Proposición 21 porque, ya que es un sector abiertamente opuesto a esa propuesta, la

campaña del sí por la 21 contrató a un actor, que se hizo pasar por veterano, para engañar al público en un comercial de televisión pagado.

Con la 21 vendría un aumento de 15 por ciento anual a la renta durante tres años y las personas no tendrían contacto con quienes les rentan, la ley histórica y ejemplar que mencionó el gobernador entraría en conflicto, o en el peor de los casos elevaría el costo en 20 por ciento anual.

Todo eso sin incrementar el número de viviendas accesibles en California, que es la solución más urgente y adecuada.