Rescates eficientes; subvención permitirá mejorar los tiempos de respuesta en accidentes

Este fue uno de los 910 choques vehiculares ocurridos en el 2019 en Chula Vista. Foto José Antonio Avilés

CHULA VISTA.- Cada día en promedio ocurren dos choques vehiculares en algún punto de la ciudad de Chula Vista.

En el 2019, el Departamento de Bomberos de la ciudad respondió a 910 colisiones de los cuales 283 requirieron algún tipo de extracción de los lesionados.

- Advertisement -

Para mejorar los tiempos de respuesta en este tipo de accidentes, los bomberos recibieron una subvención de $60,000 de la Oficina de Seguridad Vial de California (OTS por sus siglas en inglés) que permitirá adquirir nuevos equipos de extracción, entre ellos las conocidas “quijadas de la vida”.

“Cuanto más rápido podamos llegar a alguien que está lesionado, más rápido podremos conseguirle la ayuda que necesita”, dijo a través de un comunicado Linda D’Orsi, capitana de bomberos.

Los socorristas utilizan estas herramientas especializadas para rescatar a las víctimas de accidentes atrapadas dentro de un vehículo.

“Los nuevos equipos de extracción nos permiten hacer precisamente eso porque son más ligeros y más fáciles de operar”, informó D’Orsi.

Un retraso de tiempo en la extracción de alguna persona  es un factor que puede determinar su estado de salud.

“La respuesta a emergencias es un aliado fundamental para la seguridad del tráfico”, señaló la directora de OTS, Barbara Rooney.

La llamada “hora dorada” de atención médica en una emergencia es el principio fundamental para ayudar a los lesionados con heridas críticas y comprende tres puntos principales:

1) Brindar rápidamente atención al lesionado

2) Brindar la mayor atención que se pueda en la escena del accidente

3) Y trasladar al paciente, cuando se requiera, a un hospital cercano.

“Esta (nueva) subvención proporcionará a los socorristas adquirir las herramientas necesarias para ayudar a las víctimas”, destacó Rooney.

El financiamiento para este programa fue proporcionado por una subvención de la Oficina de Seguridad del Tráfico de California, a través de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras.