Delitos de odio en su nivel más alto en una década

El FBI no relaciona el aumento en los crímenes de odio con la retórica antiinmigrantes, pero organizaciones como el Centro Sureño Legal para la Pobreza vinculan el incremento con la retórica del presidente saliente, Donald Trump. Cortesía.

La Oficina de Investigaciones Federales (FBI) reportó que los delitos de odio alcanzaron su nivel más elevado en por lo menos una década, mientras los asesinatos de latinos llegaron a índices sin precedentes por la matanza de 23 mexicanos en El Paso.

De acuerdo con el FBI “hubo 7.314 incidentes criminales y 8.559 delitos relacionados por estar motivados” por diferencias de raza, etnia, ascendencia, religión, orientación sexual, discapacidad, género e identidad de género.

- Advertisement -

Indicó que “los homicidios motivados por el odio se duplicaron a 51, impulsados por ataques perpetrados por supremacistas blancos, incluida una masacre de agosto de 2019 en un supermercado de El Paso”

Por ese tiroteo, que el homicida que lo perpetró declaró que fue con intención de “matar mexicanos”, los homicidios de latinos alcanzaron niveles sin precedentes.

El reporte se refiere a los delitos con violencia con base en diferencias raciales, de creencias religiosas o elección sexual entre octubre del 2018 y septiembre del 2019.

Por San Diego, el reporte incluye el asalto a una sinagoga en el norte del condado en abril del 2019, a manos de un joven 19 años con un fusil de asalto.

Las estadísticas de crímenes de odio del 2020, año fiscal que terminó el pasado 30 de septiembre, solo serán reportadas hasta noviembre del 2021.

Los delitos de odio dirigidos a los latinos aumentaron casi 9 por ciento, a 527 incidentes el año pasado de 485 incidentes en 2018.

La organización Centro para el Estudio del Odio y el Extremismo informó por su parte que los homicidios “por motivos extremistas” también alcanzaron su mayor índice en el 2019.

El Centro Sureño Legal para la Pobreza, una organización especializada en grupos extremistas, informó que hay una correlación entre el aumento en el número de grupos supremacistas blancos y los crímenes de odio reportados.

Los supremacistas suponen que el tono más claro en la piel es sinónimo de algún tipo de superioridad.

De acuerdo con el centro, los crímenes de odio se dispararon, especialmente contra inmigrantes y latinos, a partir de que el presidente saliente, Donald Trump, normalizó la retórica antiinmigrantes y de tolerancia a supremacistas, incluidos neonazis.

Los delitos de odio por diferencias de religión aumentaron en 14 por ciento contra las comunidades judías en Estados Unidos en el 2019, de acuerdo con el FBI.

Pese al movimiento por abusos policiacos contra sospechosos negros, los crímenes de odio contra musulmanes y negros aumentan en niveles reducidos, según el FBI.

Algunas organizaciones han advertido que no todos los delitos de odio son reportados, por ejemplo cuando las víctimas son indocumentadas y temen denunciar por su condición migratoria.