Altar en Otay Mesa para migrante víctima fatal del Covid 19

El tradicional altar de Día de Muertos para recodar al migrante Carlos Mejía, el primero el perecer de Covid 19 bajo custodia del ICE. Foto de Manuel Ocaño.

El tradicional altar de Día de Muertos llegó esta vez a la puerta del centro de detenciones de Otay Mesa, donde docenas de activistas recordaron al primer migrante que pereció pro Covid 19 bajó custodia del ICE en el país, Carlos Mejía Escobar.

Con cientos de flores de cempazúchitl, activistas de San Diego colocaron como ofrendas las frutas y bebidas comerciales que al migrante el gustaba consumir en vida, mientras vivió en el área de Los Ángeles durante cuatro décadas.

- Advertisement -

El llamativo arreglo, alrededor de la fotografía del migrante, fue idea de miembros de Pueblo Sin Fronteras y del Comité de Servicios de los Amigos Americanos, pero quienes más recordaron a Mejía Escobar fueron sus compañeros de detención.

“Estamos muy agradecidos de que hayan venido a recordar a nuestro compañero Carlos”, dijo un migrante por teléfono desde el interior del centro de detenciones. Afuera la llamada fue conectada a un altoparlante. “Carlitos era nuestro amigo y lo recordamos mucho”, agregó.

Otro migrante detenido que también se reservó la identidad, dijo que Mejía Escobar pereció en custodia pro negligencia que todavía continúa en el centro de detenciones en el condado de San Diego.

De acuerdo con la denuncia, el centro carece de médico y de atención a los migrantes que enferman de Covid 19. Solamente trasladan a los contagiados a una división o pabellón donde los dejan en cuarentena para ver qué pasa, pero sin atenderlos.

De acuerdo con informaciones de la oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), al cierre de esta edición de El Latino habían contraído el coronavirus 177 detenidos, de ellos cinco estaban en aislamiento y solo Mejía Escobar había perdido la vida víctima de la pandemia.

Carlo Mejía había llegado de El Salvador a Los Ángeles cuando era adolescente en 1980 al huir de una guerra que causó más de 50,000 muertes por violencia y enfrentamientos en el pequeño país centroamericano.

Durante 40 años vivió en Los Ángeles hasta que a principios del año fue detenido por el ICE y llevado a Otay Mesa.

En abril pasado enfermó de Covid y sus compañeros de detención han denunciado que aunque avisaron a la empresa de cárceles privadas CoreCivic, que administra el centro, y al ICE, nadie le ayudó hasta que vieron que era estaba a punto de perder la vida.

Según compañeros de Mejía, el migrante estuvo por días casi sin poder moverse tirado sobre el piso.

Cuando finalmente lo llevaron a un hospital en Chula Vista, Mejía Escobar perdió la vida días después víctima de Covid 19.

Murió el pasado 6 de mayo.

Durante la vigilia en memoria de Mejía, a diferencia de otras ocasiones, no hubo cuestionamientos por parte del alguacil o la Patrulla de Carreteras de California (CHP).