Las alergias están afectando a muchos

Tome las precauciones necesarias y evite sufrir las molestias que provoca esta condición

Milliones de personas sufren de alergias causadas por la exposición diaria a agentes como ácaros, caspa de los gatos y polen. Algunas sustancias con las que las personas tienen contacto en el sitio de trabajo también pueden causar problemas de alergias, como por ejemplo asma, alergias nasales, sinusitis, urticaria en la piel y hasta reacciones anafilácticas graves. Algunos de estos agentes relacionados con el trabajo son las proteínas animales, las enzimas, la harina, el látex de caucho natural y ciertos productos químicos reactivos. El asma es una de las afecciones más graves que ocurre por causa de las alergias asociadas al trabajo. Esta enfermedad puede causar síntomas recurrentes como sibilancia, presión en el pecho, dificultad para respirar y tos. En casos graves, estos síntomas podrían ser discapacitantes. Por fortuna, cuando se identifican los peligros de exposición, las alergias y el asma relacionadas al trabajo se pueden prevenir o sus efectos se pueden disminuir.

- Advertisement -

Pareciera que descubrir a qué se le tiene alergia es un juego de adivinanzas. Sin embargo, la evaluación realizada por un especialista puede diagnosticar qué desencadena sus síntomas y qué no lo hace. Por ejemplo, no es necesario que saque a su gato del hogar si, en realidad, es el moho lo que produce la picazón en ojos y garganta. Una vez que sabe a qué es alérgico, junto a su médico podrá desarrollar un plan de tratamiento para reducir o eliminar sus síntomas de alergia.

¿Debería hacerme una evaluación?

Muchas personas con síntomas de alergia no tratada no tienen conciencia de cuánto mejor se pueden sentir una vez que sus síntomas han sido diagnosticados y tratados. Si lo molesta alguno de los siguientes síntomas, pida a su médico que lo derive a un alergólogo:

• Picazón en los ojos, nariz y garganta

• Congestión nasal o secreciones nasales

• Ojos llorosos

• Ronchas, picazón u otras afecciones de la piel

• Dolor abdominal o diarrea luego de comer ciertos alimentos

• Reacciones graves a la picadura de insectos

Tipos de evaluación de la alergias

Las evaluaciones de alergia son la mejor manera (y la más segura) de determinar, con exactitud, qué desencadena sus síntomas. Los desencadentantes communes incluyen: ácaros del polvo, caspa animal, moho, polen, desechos de cucarachas, insectos que pican, alimentos,

látex y fármacos.

• Pruebas cutáneas: Es el tipo más común de evaluación. En esta evaluación, se coloca una pequeña cantidad de alérgeno sobre la piel, y la zona es punzada o raspada. Si es alérgico, experimentará una pequeña hinchazón en el lugar de la evaluación cutánea. Los resultados de esta evaluación están disponible en 15 minutos.

• Evaluaciones intradérmicas: Las evaluaciones intradérmicas son más sensibles que las evaluaciones cutáneas, y se pueden usar cuando los resultados de las evaluaciones cutáneas no son convincentes. En esta evaluación, su alergólogo usará una jeringa para inyectar una cantidad de alérgeno bajo la piel.

• Prueba de provocación: Las pruebas de provocación a menudo se utilizan cuando un médico sospecha que hay alergia a algún alimento o fármaco. En esta evaluación, los pacientes comen o inhalan una muy pequeña cantidad de posibles alérgenos bajo la atenta supervisión de un alergólogo. ¡No haga esta evaluación en casa!

• Análisis de sangre (evaluación del RAST): En una evaluación del RAST, se extrae sangre y luego se evalúa para determinar la existencia de alergias. Esta evaluación es más costosa que otras. Los resultados también demoran más.

El alergólogo tiene una especialización que le permite realizar e interpretar evaluaciones de alergia. Una vez que usted recibe los resultados de la evaluación, su alergólogo puede trabajar con usted para desarrollar un plan de tratamiento para manejar sus alergias.

Para localizar un alergólogo cerca, visite http://aaaai.execinc.com/find-an-allergist/.

Por la redacción

*Con información de la Academia Americana de Alergias, Asma e Inmunología