Resienten pérdidas económicas la mayor parte de los negocios del condado que han cerrado temporalmente por la crisis de salud

Las compras de pánico siguen dejado vacios los estantes de productos de limpieza y sanitarios, principalmente, en tiendas de autoservicio. Foto: Alicia Corona/El Latino SD.

SAN DIEGO, CA.– Ante la eventual crisis económica que ya muestra sus primeros efectos, a escasas semanas de que irrumpió en el país, en California y en especial, las 18 ciudades del condado de San Diego, el brote pandémico coronavirus (COVID 19), es ahora muy inquietante y lamentable realidad:

La mayor parte de los negocios cerrados, y los pocos que aún están operando resintiendo severas pérdidas económicas, que se espera ahondaría –al menos de aquí hasta el mes de julio, ante el orden de cuarentena domiciliaria a los californianos a actividades no esenciales, anunciada la noche del jueves 19 de marzo por el gobernador de California, Gavin Newson.

- Advertisement -

Vale hacer mención asimismo acerca de la carta que el mismo día, el propio Newson envió a los legisladores Nancy Pelosi (Líder de la bancada Demócrata), Kevin McCarthy, Líder republicano, el Líder de la mayoría Mitch McConnell, Lider Republicano y Chuck Schumer, Lider Demócrata.

Envió carta a legisladores, sobre el impacto económico de la crisis de salud

“Quiero agradecerles”, afirma en su misiva a los legisladores, “por su dedicado liderazgo durante estos tiempos desafiantes. El brote de un nuevo coronavirus, o COVID 19, es una crisis global en evolución sin precedentes, en una escala que nunca habíamos visto antes. La disrupción económica causada por esta crisis de salud pública tendrá efectos inmediatos y devastadores en todo nuestro país, incluyendo demasiadas familias en California”.

Y recuerda que aún antes de que el COVID 19 “golpeara a nuestras comunidades, las familias de California estuvieron luchando con una crisis en el costo de vida de nuestro estado debido a la desigual recuperación económica de la Gran Recesión y profunda desigualdad en la distribución del ingreso. Para ayudar a estabilizar a las familias, el estado y los gobiernos locales unidos trabajaron juntos para evitar que las familias cayeran en una pobreza más extrema. 

Amplían plazo para el pago de impuestos individuales y de empresas

En el mismo contexto, frente a la crisis de salud ocasionada por el brote de la pandemia mundial del coronavirus, el gobierno federal anunció la ampliación del plazo (fecha límite) para la declaración de impuestos individuales (in come tax) y de las empresas, del 15 de abril al 15 de julio.

Citando que fue un acuerdo con el secretario del Tesoro, Steven Muchin, el presidente Donald Trump así lo confirmó y anticipó, por otra parte, que se está en espera de la respuesta del Congreso sobre la iniciativa del paquete económico para el apoyo a las empresas y las familias, por el impacto económico que está teniendo sobre ellos el paro de actividades por este motivo.

Tradicionalmente, la fecha ultimátum para la declaración de impuestos era el 15 de abril, pero tras esta orden federal se ampliará tres meses más.

Comportamiento inestable de las bolsas e indicadores

Por lo que hace a los indicadores económicos, vale decir que la bolsa de valores de wall street (nueva york) y el Industrial Dow Jones siguieron observando comportamientos inestables, la mayor parte a la baja y en algunos casos, signos de caídas o desplomes históricos comparables a los que se dieron en el país durante la recesión económica y la crisis financiera y burbuja hipotecaria que se desató en 2008.

La organización United Way indicó como respuesta al impacto negativo que el coronavirus tiene en la comunidad hay un Fondo de Alivio Económico para apoyar a las personas y familias que lo requieran con el pago de facturas, renta y alimento.

Por su parte, en conferencia de prensa, el alcalde de San Diego, Kevin Faulconer y la Concejal-Presidenta Georgette Gómez, destacaron que esperan la autorización por parte del Cabildo de un paquete de soporte económico a los pequeños negocios y los trabajadores, que han perdido (temporal o en forma definitiva sus empleos por la crisis de salud pública que enfrenta el país.

Mientras tanto continuaban las llamadas compras de pánico por parte de consumidores locales, ante el temor de no encontrar alimentos y los artículos de limpieza que las familias requieren para hacer frente a la crisis de salud generada por el coronavirus.