Casi todas las escuelas de California tienen orden de cerrar

Las escuelas no pueden reabrir a menos que se estabilice la cantidad de casos de coronavirus y las hospitalizaciones del condado al que pertenecen.

Las clases en línea son obligatorias, La educación de al menos el 90% del estado se hará en línea

El gobernador Gavin Newsom anunció que más de 5.5 millones de alumnos de California no podrán asistir a clases presenciales en otoño. En su lugar, toda la formación de al menos el 90% de los alumnos del estado deberá realizarse en línea.

Según los requisitos, los distritos escolares de California no podrán reabrir sus instalaciones hasta que se estabilice el contagio y las hospitalizaciones por coronavirus en sus respectivos condados.

El anuncio del gobernador es el resultado de semanas de peticiones de los administradores escolares  para que se les indique cómo gestionar la reapertura. Este causará un impacto extraordinario sobres los padres trabajadores y sus hijos, quienes deben permanecer en casa, así como también sobre la maltrecha economía del estado.

La decisión marca una participación más enérgica del gobernador en lo referente a las escuelas.

“No se negocia con el aprendizaje. Las escuelas deben proporcionar una instrucción sólida durante la pandemia, independientemente de que estén abiertas físicamente o no. Todos preferimos el aprendizaje en clase, pero sólo si se puede hacer de forma segura. Creo en esto como padre que soy”, dijo Newsom.

El mandato se aplica a las escuelas públicas y privadas del kindergarten al grado 12, indicó.

Treinta y tres de los 58 condados de California —que abarcan alrededor del 90% de los niños en edad escolar del estado— están en la lista de vigilancia del estado y no cumplen con los criterios de referencia de contagio, por lo que sus centros educativos tendrán que permanecer físicamente cerradas.

Esto incluye todo el sur de California y la mayor parte del área de la Bahía y el Valle Central.

Ya que en algunas escuelas comienzan el nuevo año lectivo el 3 de agosto, sería demasiado tarde para que la mayoría de estas cambien de rumbo para el otoño si sus condados no figuran en la lista.

Según los nuevos requisitos del estado, los planteles pueden ofrecer instrucción en persona sólo si su condado no figura en la lista de vigilancia de COVID-19 del estado por más de 14 días. Además, los distritos deben efectuar pruebas para detectar el coronavirus en los maestros cada dos meses.

En el Spring Valley del condado de San Diego, Audrey Shoemaker, madre de una hija de 9 años, dijo que no le gusta no tener opciones.

“Dijeron que los distritos pueden tomar sus propias decisiones, así que estoy enojada porque el estado tomó esta decisión”, dijo Shoemaker, quien es custodio de la escuela. Su esposo es electricista.

“Hoy no puedes tener dos padres trabajando si quieres que tu hijo tenga una educación”.

La mayoría de los distritos de California había estado planeando ofrecer a las familias la posibilidad de elegir entre la enseñanza a distancia y una programación híbrida, en la que los alumnos alternan entre las clases desde el hogar y desde las aulas físicas, aplicando medidas de distanciamiento social.

Sin embargo, desde finales de junio la posibilidad de que se dé incluso cierto nivel de instrucción en persona se ha reducido drásticamente en California conforme aumentaron los casos positivos y las hospitalizaciones de COVID-19 en la mayoría de las áreas del estado.

Un pequeño grupo de distritos de algunas regiones muy afectadas había dicho a los padres que planeaban comenzar el año escolar 2020-21 con una enseñanza a distancia a tiempo completo. En las dos semanas siguientes, Los Ángeles y San Diego, los distritos más grandes del estado, cambiaron hacia un modelo en el que iniciarían con clases a distancia, pero luego, de golpe, muchos de los distritos del estado dijeron que no reabrirían los campus en otoño.

“No se negocia con el aprendizaje. Las escuelas deben proporcionar una instrucción sólida durante la pandemia, independientemente de que estén abiertas físicamente o no”.

En Carlsbad, el padre de familia Alex Goryachev dijo que aún no se da por vencido. Tan pronto como se publicó la guía estatal, la leyó. Cada palabra. “Noté una sola excepción para la edad de la escuela primaria”, dijo.

Los oficiales de salud locales pueden otorgar una exención para permitir que una escuela primaria vuelva a abrir si el superintendente lo solicita con la cooperación y el apoyo de grupos laborales, padres y otras partes interesadas.

“Parece que hay un camino”, dijo. “Quiero hablar con mis amigos y vecinos sobre cómo explorar la excepción y trabajar con nuestra ciudad y el gobierno local”.

Los nuevos requisitos del estado tienen como objetivo resolver parte de la confusión que ha surgido en torno a las precauciones de seguridad una vez que se permita que los alumnos y los profesores estén físicamente en los campus.

Cuando sus escuelas abran de nuevo, los alumnos de California de los grados 3 a 12 tendrán que llevar cubiertas sus caras y se los excluirá de la instrucción en persona si se niegan a cumplir. La guía sugiere que los alumnos más jóvenes se cubran la cara, pero no lo exige. Los adultos en las escuelas tendrán que mantener seis pies de distancia de los niños y colegas.

Los campus escolares que están abiertos tendrán que cerrar nuevamente si más del 5% de los estudiantes y el personal dan positivo por el virus.

Y aunque el Departamento de Salud Pública y el Departamento de Educación de California publicaron cada uno una guía a principios de junio sobre las precauciones de seguridad para la reapertura, los funcionarios del condado también publicaron una guía enviando mensajes contradictorios a las escuelas. Por ejemplo, mientras que algunos condados sugirieron que sus escuelas espacien los pupitres de los alumnos a seis pies de distancia y requieran que los alumnos y los maestros usen cobertura facial, otros condados relajaron los requisitos de espaciamiento.

Para muchos alumnos y profesores en todo el estado el cambio a la educación totalmente a distancia será un reto. En junio, el estado estimó que las escuelas necesitaban 765.000 computadoras para alumnos y profesores. Cientos de miles de alumnos no tienen una conexión fiable a Internet.

El presupuesto estatal que Newsom firmó comprende nuevas normas para la educación a distancia, como los requisitos de que las escuelas se conecten con sus alumnos todos los días de clase. Aunque el presupuesto no especifica los requisitos para la instrucción en vivo y sincronizada que muchos padres buscan, el gobernador dijo que el estado espera más de las escuelas este otoño.

“Quiero ver esa interacción con los profesores”, dijo Newsom. “Quiero ver esa interacción con los alumnos; y también quiero que sea una interacción rigurosa y estimulante”.

Ricardo Cano escribe para CalMatters.org, una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.