Organizaciones defensoras de inmigrantes piden al DHS revocación del programa federal MPP

Una madre espera paciente, en el cruce conocido como ‘El Chaparral’-Tijuana, luego de apuntarse para solicitar asilo político para ella y sus hijos. Foto-Archivo: Horacio Rentería/El Latino San Diego.

SAN DIEGO.- Al cumplirse el primer aniversario de una política federal que exige a los solicitantes de asilo que cruzan la frontera sur de Estados Unidos, permanezcan en México mientras sus casos son procesados, un grupo de proveedores de servicios legales y civiles y organizaciones de derechos humanos se reunieron hoy en San Diego para exigir la revocación.Los grupos, entre ellos la Fundación ACLU, Al Otro Lado, Comité de Servicio de Amigos, Derechos Humanos Primero, Centro de Derecho de Defensores de Inmigrantes, Innovation Law Lab y Jewish Family Service de San Diego, han llevado llamando a los Protocolos de Protección al Migrante la política de « Permanecer en México ».

Los grupos dicen que la política priva a las personas de protección y recursos legales.

- Advertisement -

“El gobierno de los Estados Unidos continúa enviando a sabiendas a personas vulnerables: incluidas numerosas familias con niños pequeños, de vuelta a condiciones extremadamente violentas y precarias dentro de México, con claro desprecio por por parte de los Estados Unidos a las leyes, obligaciones internacionales y el imperativo moral de proteger a la vida y los derechos humanos», dijo Kate Clark, directora de servicios de inmigración de Jewish Family San Diego Service.

El Departamento de Seguridad Nacional anunció el miércoles que estaría expandiendo los protocolos para incluir también a los migrantes brasileños.

“El número de ciudadanos brasileños que llegan a la frontera suroeste se triplicó en el último año », según un comunicado del DHS.

«MPP (Migrant Protection Protocols, Protocolos de Protección Migrante) es una de muchas herramientas que el departamento ha implementado para asegurar a aquellas solicitudes con méritos de asilo se adjudiquen oportunamente, mientras que las solicitudes fraudulentas son identificadas”, señaló la agencia federal en un comunicado.

El programa se implementó por primera vez en el puerto de entrada de San Ysidro, y desde entonces se ha expandido por toda la frontera sur.

Los grupos reunidos el miércoles dijeron que desde que los protocolos entraron en efecto – el 29 de enero de 2019 – más de 60,000 solicitantes de asilo han sido retornados a México, 27,500 a la región de Tijuana-Mexicali. Éstos incluyen migrantes y solicitantes de asilo de El Salvador, Honduras, Nicaragua y Venezuela, entre otros países.

Human Rights First, una organización no lucrativa, no partidista de derechos humanos y uno de los grupos que pide que termine la política, afirma que tiene documentado al menos 816 casos reportados públicamente de secuestro, violación, tortura y otros ataques violentos contra solicitantes de asilo obligados a regresar a México como resultado de la política migratoria estadounidense.

“Cada día la situación en la frontera se deteriora aún más. MPP forzó intencionalmente a miles a las calles de la frontera, ciudades notoriamente peligrosas y refugios superpoblados con condiciones insalubres », dijo Lindsay Toczylowski, director ejecutivo del Centro de Derecho de Defensores de Inmigrantes.

“Hay muy pocos abogados y proveedores de servicios legales disponibles para brindar servicios que salven vidas y ofrzcan asistencia legal a esta población expuesta en México, agregó.

A principios de este mes, la Fundación ACLU de los condados San Diego e Imperial ganaron una orden judicial preliminar en una demanda federal de acción de clase desafiando la negativa del DHS a otorgar acceso a un abogado en entrevistas de MPP, que determinan si las personas en el protocolo se verán obligadas a continuar en el programa a pesar de las preocupaciones sobre el regreso a México.

La orden requiere que el DHS proporcione visitas legales en persona en preparación y participación de abogados durante las entrevistas

“A pesar de los continuos esfuerzos de defensa y litigio para mitigar el daños de MPP, la política continúa aterrorizando a familias e individuos buscando seguridad en los Estados Unidos », dijo Ian Philabaum, director de programas fronterizos Laboratorio de Derecho de la Innovación.

“Este programa”, consideró, ”se llamaría más apropiadamente Protocolos de persecución de migrantes’, porque coloca a los solicitantes de asilo directamente en Daño ».

El DHS afirma que el programa, afirmó no obstante, es una forma efectiva de lidiar con un acumulación de casos en la frontera.

“MPP ha sido un elemento crucial del éxito del departamento en abordar la crisis en curso, asegurar la frontera y poner fin a la captura y lanzamiento », según el departamento. « MPP sigue siendo una piedra angular de los esfuerzos del departamento para restaurar la integridad del sistema de inmigración de los Estados Unidos y aliviar la demora aplastante de los casos de asilo pendientes. Nuestra nación es más segura por el programa”, señala el Departamento de Seguridad Nacional.