Nueva vida; 415 personas recibieron un trasplante de órgano

Personal de la organización Lifesharing guardó un minuto de silencio frente al muro conmemorativo de la asociación en memoria de los donantes que beneficiaron a los pacientes en 2019. Foto Cortesía

SAN DIEGO.- Un número récord de personas hoy cuentan con una nueva esperanza de vida.

Cuatrocientos quince ciudadanos hoy tienen una segunda oportunidad de cambiar su destino, todos ellos recibieron el trasplante de un órgano en los Condados de San Diego e Imperial durante el 2019.

- Advertisement -

“Cientos de vidas salvadas este año a comparación de hace 5  años cuando salvamos 300”, reveló Lisa Stocks, directora ejecutiva de la organización Lifesharing.

En Estados Unidos hay más de 113 mil pacientes en espera de un órgano pero a nivel local en el condado sandieguino hay poco más de 2 mil personas registradas.

En San Diego, el 40 por ciento de quienes se encuentran en la lista de espera son latinos. 

La donación es clave para aumentar las esperanzas de vida porque un solo donante puede ayudar a 8 personas.

“Un donante puede ayudar hasta 70 personas con donación de tejidos”, Melissa Culber, especialista en Servicios Familiares de Lifesharing.

INTERESADO EN DONAR

Hay tres maneras de convertirse en donante.

Una es enlistarse en el Departamento de Vehículos Motorizados, DMV por sus siglas en inglés, donde  es colocada  una distinción en cada licencia  que lo identifica como tal.

Otra, es inscribirse en donatelife.com

Para ser donante en vida puede contactar directamente al Centro de Trasplantes de un hospital.

De acuerdo a la directora de la organización Lifesharing, una forma adicional es comunicarlo con la familia quienes toman la decisión de aprobar la donación en caso de un accidente fatal.

“Es decir a su familia cuando yo me muera quiero convertirme en donante de órganos y tejidos”, recalcó Lisa Stocks.

A pesar de que la familia del donante es quien pasa por el proceso más difícil al aprobar la donación de sus familiares, las especialista señalan  que una vez que lo hacen  ninguna se arrepiente.

“La mayoría de las familias ve lo bonito que es salvarle la vida a otra persona y saber que su ser querido va a seguir viviendo en otras personas”, aseguró Culber.

RÉCORD DE DONANTES

Cuatrocientas quince personas pudieron salir de la lista de espera de trasplantes y comenzaron una vida normal en el 2019.

Gracias a los donantes de órganos de los condados de San Diego e Imperial: 209 personas recibieron un nuevo riñón, 51 personas tienen un nuevo corazón, 87   recibieron un nuevo hígado, 59 tienen nuevos pulmones, 8 consiguieron un nuevo páncreas y 1 persona recibió un nuevo intestino.

Además, 543 personas de los condados de San Diego e Imperial se convirtieron en donantes de tejidos el año pasado, la cifra más alta de los últimos diez años.