San Diego: 50 mil dreamers en el limbo

“Lo que está en juego es la deportación” de los jóvenes soñadores, si la Corte Suprema de Justicia falla en contra del programa DACA, dijo a El Latino la abogada de migración Dulce García, quien presentó la primera demanda contra la administración del presidente Donald Trump cuando suspendió la protección para los dreamers.

García calcula que en el condado de San Diego habría hasta 40 mil dreamers que en algún momento se han registrado en el programa y otros aproximadamente diez mil que pro diversas razones, entre ellas el temor, todavía no se han registrado al programa de Acción Diferida para quienes Arribaron durante la Infancia, o DACA.

“Para los dreamers que vivimos en San Diego, lo que está en jugo es la deportación, si la Corte Suprema falla en contra de nosotros” o a favor de la decisión del presidente Donald Trump, dice García.

Reflexionó que la oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) “siempre nos ha querido deportar”, por lo que, por la cercanía con la frontera, “un fallo de la corte en nuestra contra, significaría que, para los que venimos de México, en cualquier momento pudiéramos ser detenidos y deportados”.

Esta es la angustia que viven los dreamers de San Diego, muchos de ellos profesionistas y graduados en universidades, desde que el programa fue puesto en manos de la Corte Suprema de la nación a mediados de noviembre pasado sin una fecha límite para que el máximo tribunal entregue una decisión.

Mientras los magistrados debaten la suerte del programa, el ICE presiona al pedir permiso para reabrir miles de casos de dreamers para empezar a hacer detenciones.

En una audiencia del 14 de noviembre en que la Corte Suprema escuchó argumentos de dreamers y de fiscales del gobierno, al concluir el encuentro se divulgó una versión de que la mayoría de los jueces estarían en contra de continuar DACA.

Sin embargo, los nueve magistrados continúan debates sobre el tema y lo más probable es que continuarán la discusión durante meses.

García dice que “todavía tengo fe en que los jueces más liberales, como Sonia Sotomayor y Ruth Bader Ginsburg convencerán a los magistrados que son moderados”, lo que proporcionaría una mayoría em favor de continuar el programa de DACA.

Entre los jueces considerados moderados se encuentra el presidente del propio Máximo Tribunal, John Roberts, quien, aunque es conservador, en otros casos ha fallado a favor de temas más bien liberales.

El expresidente Barack Obama creo el programa de DACA mediante orden ejecutiva en noviembre del 2014 cuando el congreso continuaba en un prolongado impasse sobre propuestas para una potencial reforma migratoria.

El plan beneficia a cerca de 800 mil jóvenes que llegaron al país como indocumentados cuando erran niños al acompañar a sus padres. Son jóvenes que crecieron en Estados Unidos y lo consideran su país.

En mayo del 2017, la administración del presidente Trump anunció que CADA solo continuaría seis meses a menos que el congreso, de mayoría republicana, presentara una alternativa. El mandatario exigía que esa propuesta para reemplazar DACA incluyera los fondos multimillonarios que pedía para construir el muro fronterizo que prometió en campaña.

Apenas días después de que el presidente dio el plazo, la abogada García presentó en San Francisco la primera demanda colectiva contra la decisión del mandatario.

García demostró a la corte que había una contradicción entre elogios del presidente a DACA en entrevistas y mensajes de Twitter, y los argumentos de su administración para tratar de terminar DACA.

Esa demanda colectiva fue una de las que ahora llegaron a la Corte Suprema. García misma es dreamer inmigrante mexicana.