California los prohíbe, pero Trump da fondos multimillonarios a centros de detenciones

California prohibió los centros de detenciones

La administración del presidente Donald Trump otorgó un presupuesto de seis mil 500 millones de dólares a cuatro centros de detenciones de migrantes en California días antes de que el primero de enero una ley estatal prohíbiera cárceles privadas en el estado.

El miércoles entró en vigor la ley AB32 de California que prohíbe renovar contratos con cárceles privadas y centros de detenciones corporativos.

- Advertisement -

El autor de la ley, el legislador Rob Bonta, declaró que la ley es un mensaje “de que no queremos emplear nuestros impuestos en encarcelar de manera inhumana a los californianos, que los detenidos por cualquier razón merecen servicios de salud y un trato humano”.

Pero la oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), el brazo del Departamento de Seguridad que hace redadas, separaciones familiares y búsquedas de migrantes, respondió con un presupuesto que casi duplicará la capacidad de detenciones en California para la corporación CoreCicivic, que tiene prisiones en 27 estados.

Con el nuevo presupuesto, CoreCivic podrá mantener en detención a unas siete mil 200 personas, según informó la corporación en comunicado en que elogió la designación del presupuesto, pues “las leyes federales que buscan obstaculizar las federales son riesgosas”.

El gobernador Gavin Newsom refrendó la ley que eliminará gradualmente los centros de detenciones, al prohibir renovarles contratos en el estado cuando terminen sus actuales contrataciones. El último cerraría en el 2028.

Con el nuevo presupuesto, el centro de detenciones en Otay Mesa en el condado de San Diego cerca de la frontera aumentará su capacidad de detención de mil 458 a mil 970 personas. Los otros centros son los de Calexico, Bakersfield y Adelanto.

La forma en que operan esos centros privados es que cobran más de 700 dólares por persona por día y el ICE debe cubrir una cuota de inmigrantes que debe entregar periódicamente para gastar el presupuesto que se asigna a los centros, de manera que el presupuesto para cada año siguiente no se reduzca porque hubo menos detenciones, sino que aumente porque se rebasaron las metas.

Esa información con base en un estudio del Comité de Servicios Amigos Americanos.