Médicos Sin Fronteras: “Sin salida” los migrantes enviados a la frontera mexicana

Padre de familia huye con su hijo. Cortesía Médicos sin fronteras

La organización mundial sin fines de lucro Médicos Sin Fronteras criticó en un informe a Estados Unidos, pero principalmente al gobierno de México por su política hacia docenas de miles de migrantes que han sido enviados a ciudades fronterizas mexicanas a aguardar resultados a peticiones de asilo.“Las agresivas políticas migratorias adoptadas por Estados Unidos y México en los últimos años provocan que un número mayor de personas queden atrapadas en un círculo vicioso”, dice el reporte titulado “Sin Salida”.

Dice que es un círculo vicioso, porque “las personas que buscan protección son tratadas como criminales: detenidas, deportadas y, a menudo, devueltas a las mismas condiciones violentas de las que intentaban escapar”.

- Advertisement -

El informe reconoce que “el Gobierno estadounidense ha presionado a México y a otros países de la región para frenar la migración y evitar que los solicitantes de asilo lleguen a su frontera sur”, pero ilustra dramáticamente el cambio de política mexicana y sus consecuencias para quienes huyen de la violencia y la miseria.

En el Triángulo del Norte Centroamericano las condiciones empeoraron desde el informe de MSF en el 2017.

“El 62 por ciento de los migrantes y refugiados encuestados por MSF estuvieron expuestos a alguna situación de violencia durante los dos años anteriores a su salida del país”, dice el informe.

El 42,5 por ciento reportó haber sufrido la muerte violenta de un familiar en los dos últimos años; el 16.2 por ciento había sufrido la desaparición de un familiar y un 9,2 por ciento habían tenido a un familiar secuestrado en los últimos dos años.

El 36,4por ciento de las personas que declararon haber huido de su país debido a la violencia ya se habían desplazado antes internamente por la misma razón.

El 52,3 por ciento de los entrevistados habían realizado uno o varios intentos de migrar con anterioridad. De éstos, el 82 por ciento habían sido deportados al menos una vez.

A su paso por México, cuatro de cada diez migrantes entrevistados sufrieron algún incidente de asalto con violencia, y tres de cada diez reportaron amenazas o extorsión.

“El seis por ciento declaró haber presenciado alguna muerte después de entrar en México. Y en el 17,9 por ciento de esos casos, la muerte fue por homicidio” ya al encontrarse en territorio mexicano.

El reporte indica que en los nueve primeros meses de 2019, MSF atendió 277 casos de violencia sexual a migrantes en su recorrido por México, lo que significa un 134 por ciento más que en el mismo periodo el año anterior, cuando fueron 118 casos.

Ocho de cada 10 personas atendidas por MSF en Nuevo Laredo durante los nueve primeros meses de 2019 refirieron haber sufrido un evento de violencia. El 43,7 por ciento de ellos dijo haber sido víctima de violencia durante los siete días anteriores a la consulta.

“El 19 por ciento de las personas asistidas en el programa de salud mental de MSF en Nuevo Laredo entre enero y septiembre de 2019 había sido víctimas de secuestro, y de ellos el 63 por ciento había sido secuestrada en los siete días anteriores a la consulta”, dice el reporte.

Dice que “en septiembre de 2019, el 44 por ciento de nuestros pacientes acogidos a los Protocolos de Protección a Migrantes (MPP)4 en Nuevo Laredo habían sufrido un episodio reciente de secuestro”. Fueron secuestradas 18 de 41 personas.

MSF enfatizó que con su reporte, “pretende visibilizar los efectos devastadores que la criminalización de la migración tiene para la población que huye de la violencia y la pobreza en el Triángulo del Norte Centroamericano”.

Insistió en que “las personas afectadas por la violencia en Centroamérica, independientemente de su estatus legal o el país en el que se encuentren, requieren atención médica, protección y asistencia humanitaria”.

Una familia migrante aguarda en la frontera en el programa de Protocolos de Protección a Migrantes. Cortesía Médicos sin Fronteras