En busca del progreso; Escondido, una población caracterizada por la persecución anti inmigrante, que busca su senda

Las artes y la cultura, un elemento que ha caracterizado a la ciudad de Escondido. Foto: Horacio Rentería/El Latino SD.

ESCONDIDO, CA.- Aunque el Censo de Población del 2010 contabilizó en la ciudad de Escondido a 143 mil 559 habitantes, estimaciones más recientes de la Asociación de Gobiernos de San Diego (SANDAG), proyectan una población de 154, 635 en el presente año), pero los número reales se conocerán en el Censo 2020 que se realiza en abril de este año.

Fundada el 8 de octubre de 1888, su mayor extensión de tierra lo ocupaba el llamado “Devils Corner” (Rancho del Rincón del Diablo), tierras entregadas en concesión al ex gobernador de la Alta California, Juan Bautista Alvarado, en 1843, por el gobierno mexicano,  independizado de España en 1810.

- Advertisement -

De los mitos a los hechos

Como a todas las ciudades, la de Escondido no se salva de los mitos y diversas fuentes sostienen que su nombre original proviene del término “agua escondida”, “tesoro escondido” o “valle escondido”, lo cierto que esta comunidad del noreste del condado de San Diego con clima templado –caluroso en el verano- cuenta –de acuerdo con la Oficina del Censo- con 94.5 kilómetros cuadrados, de los cuales 94 es tierra y el resto agua, pero un extenso valle agrícola (en Escondido Center Valley y San Pasqual Valley), donde se cultivan naranja, limón y  aguacate,  entre otras frutas.

Uno de los episodios que movilizó a la comunidad latina en Escondido- ocurrió a mediados de diciembre del 2006, recién cumplió 14 años, cuando la entonces ex regidora y actualmente asambleísta (Republicana) en busca de la reelección, Marie Waldron, presentó la iniciativa de Ordenanza 2006- SR38, que causó justificado temor en una ciudad en la que más del 36% de la población son latinos o hispanos, de acuerdo con SANDAG.

Proponía penalizar a arrendadores

Y es que la controvertida Ordenanza, que fue aprobada por el Cabildo pero finalmente desechada por el Juez Federal Houston, ante la demanda presentada por ACLU,  dejaba claro en su exposición de motivos que “es una ordenanza de la ciudad de Escondido, California, que establece sanciones por el albergue de extranjeros ilegales” e iba inequívocamente contra todos los indocumentados que alquilaran una vivienda en esa ciudad y por supuesto para los propietarios de los apartamentos.

A pesar de haber sido aprobada por el Cabildo, la 2006- SR38, el 18 de octubre del 2006, sería finalmente desechada, gracias en parte a la férrea oposición encabezada por líderes como Consuelo Martínez, Daniel Pérez y Joel Medina, sobre todo por los dos primeros, quienes se enfrentaron a los llamados Minuteman, en grandes manifestaciones de protesta efectuadas en la explanada del City Hall y encabezaron un exitoso boicot en contra de la gasolinera  del ex regidor y ex alcalde, Sam Abed, quien apoyó de manera decida la controversial Ordenanza. 

Persecusión nacional vs. inmigrantes indocumentados

Como ironía en el mismo año, aunque meses atrás de la Escondido, decenas de organizaciones se opusieron y lograron tumbar una Ordenanza  similar en  la ciudad de Hazleton, Filadelfia y versiones similares se dieron n los estados de Texas, Florida y Nueva Jersey, así como alrededor de decenas de ciudades y condados del país.

Pero por si la experiencia no fuese suficiente, todavía en 2017 residentes de San Bernardino votaron a favor de que se les prohibiera a los propietarios rentar vivienda a los indocumentados, lo que motivó al ahora ex asambleísta Charles Calderón a presentar una iniciativa, la AB 299,  la cual fue aprobada como nueva ley en California que prohíbe que los propietarios de inmuebles pregunten a los solicitantes o arrendatarios su estatus migratorio.

Como dato significativo,  vale mencionara través de radio de habla hispana, las redes sociales y  los grupos activistas  alertan a la población inmigrante de Escondido, sobre los retenes sorpresivos que lleva a cabo la Patrulla Fronteriza y la policía de Escondido.

La primera década y media

Este año se cumplirá la primera década y media de esta lucha social de la comunidad latina en Escondido.

Las cosas parecen haber cambiado tanto que Consuelo Martínez, una de las principales activistas entonces es ahora Deputy Mayor (Vice Alcalde) y la regidora Olga Díaz, tiene un lugar prominente en el Concilio y es precandidata al Distrito 3 de la Junta de Supervisores y el alcalde Paul McNamara, es un político de corte liberal, con más de 20 años de residencia en Escondido, director ejecutivo de la Fundación del Museo MCRD, que ofrece programas para veteranos, servicio activo y jóvenes en riesgo.

Vista frontal del City Hall de Escondido, escenario de las
manifestaciones en rechazo a la controversial Ordenanza 2006- SR38. Horacio Rentería/El Latino SD.
El popular Grape Day Park, un sitio inigualable para las
personas que buscan un momento de tranquilidad y reflexión. Foto: Horacio Rentería/El Latino SD.
No podrían faltar los árboles con cítricos, aún frente al edificio del Centro para Las Artes de Escondido, pues como se observó es una ciudad de gran actividad en la
producción agrícola. Foto: Horacio Rentería/El Latino

 

Como a todas las ciudades, la de Escondido no se salva de los mitos y diversas fuentes sostienen que su nombre original proviene del término “agua escondida”, “tesoro escondido” o “valle escondido». Foto-Cortesía.