Perecieron en percance cuatro marines latinos frontera a las costas de San Diego

La marina y el guardacostas extendieron hasta más allá de mi millas náuticas la búsqueda de los siete marines, entre ellos tres latinos, y un marinero. Cortesía.

La tragedia que cobró las vidas de cuatro marines latinos y cinco de sus compañeros comenzó la tarde del 30 de julio cuando el grupo de infantes de marina de la base naval de Camp Pendleton realizaba una práctica cerca de la isla de San Clemente.

La nave tipo anfibio de asalto en que practicaban comenzó a hacer agua y a hundirse en el Pacífico a unas 70 millas al oeste de San Diego.

- Advertisement -

La marina movilizó rápidamente recursos para salvar a 15 marines y un marinero que quedaban a la deriva al hundirse la nave.

El coronel Christopher Bronzi informó que poco después equipos de rescate habían localizado el cuerpo del marine Guillermo Pérez, de 20 años de edad, originario del estado de Texas.

También fueron salvados otros seis marines, algunos de ellos llevados de inmediato a hospitales, pero desde entonces se desconoció el paradero de los otros siete marines y un marinero.

Entre los desaparecidos se encontraban tres latinos, todos del sur de California: Bryan Baltierra de 19 años de Corona, California; Marco Barranco de 21 años de Montebello, California; y César Villanueva de 21 años de Riverside, California, aparte de cinco colegas suyos.

Un destructor de misiles guiados, el John Finn, y un buque de la Guardia Costera, el Forrest Renour, se encargan desde la noche del jueves de dirigir una búsqueda por los soldados desaparecidos.

Tanto la marina como el Servicio de Guardacostas también enviaron helicópteros a peinar toda una zona en las inmediaciones donde se había hundido el anfibio de asalto, dijo el coronel Bronzi en la base naval.

La búsqueda se prolongó con intensidad durante al menos 72 horas consecutivas y abarcó un área más extensa del Pacífico.

La búsqueda se extendió a más de mil millas náuticas.

Sin embargo para el domingo por la tarde, la base naval consideró que los efectivos desaparecidos ya habrían perdido la vida.

El coronel Bronzi dijo que la búsqueda para localizar con vida a los marines terminaba, pero continuaba en busca de los restos de los desaparecidos.

“Es con gran pesar que decidí concluir el esfuerzo de búsqueda y rescate; la firme decisión de los marines, marineros y guardacostas en el esfuerzo de rescate fue persistente y considerable”, dijo el coronel Bronzi en comunicado.

Las familias de los desaparecidos fueron informadas y luego las autoridades militares informaron las identidades a la prensa.

La búsqueda de los restos continuaba al cierre de esta edición de El Latino.