Blanqueamiento dental casero

Mezcla de aceite de coco, cúrcuma y bicarbonato

A muchas personas les gustaría tener los dientes blancos y perfectos pero con el paso del tiempo, las cosas que comemos y los malos hábitos que se pueden adquirir van deteriorando es esmalte dental y su color, por esto te vamos a dar unas recetas que te ayudarán a obtener un blanqueamiento dental casero y tal vez te puedan funcionar sin tener que invertir altas sumas de dinero y puedas lucir una sonrisa más hermosa.

Aceite de coco

- Advertisement -

Coge una cucharadita de aceite de coco y metela en la boca hasta que se temple y puedas empezar a cepillarte. Cepíllate durante unos 15 o 20 minutos (no hagas gárgaras); apenas termines este procedimiento cepillate con pasta dental normal.  El aceite de coco lo puedes usar un par de veces a la semana y con el paso del tiempo se verán los resultados.

El aceite de coco por ser un producto natural hace que sea un remedio muy suave y efectivo que sirve especialmente para los dientes amarillos, el aceite emplea el ácido láurico para eliminar la placa y las bacterias ya que estos son los que causan que los dientes se pongan amarillos.

Cúrcuma

Pon un poco de curcuma en polvo y mezclala con aceite de coco y bicarbonato (ya que si la usas sola no va funcionar), revuelve los ingredientes hasta crear una pasta y procede a cepillar tus dientes con esta mezcla por lo menos durante dos minutos. Ten cuidado al usar la cúrcuma ya que ésta puede manchar la ropa o la piel.

La cúrcuma es astringente y abrasiva.

Vinagre de manzana

Este es muy fácil de usar ya que solo lo debes frotar por tus dientes, si tienes manchas especificas te ayudará a desvancecerlas. Se recomienda cepillar tus dientes con pasta dental después de realizar este procedimiento para evitar que quedes con “aliento a vinagre”.

Piel de banano

La cáscara del banano la puedes frotar por tus dientes durante dos minutos, debes esperar 15 minutos para poder proceder a cepillar con pasta dental normal, puedes repetir este proceso dos o tres veces por semana o puedes aprovechar cada vez que comas banano.

La cáscara contiene potasio y magnesio el cual se penetra en los dientes y ayuda a blanquearlos.

Fresas

Escoge una o dos fresas que tengan un color muy vivo y trituralas hasta formar un puré, aplícalo en tus dientes con tu cepillo y realiza movimientos suaves y circulares, déjalo actuar por tres minutos y después te juagas la boca con agua o si prefieres los puedes cepillar con pasta dental.

Las fresas contienen una enzima natural que se conoce como ácido málico y este es un componente que se usa en las pastas de dientes blanqueadoras, si comes las fresas también es una buena opción ya que la fibra que contiene  actúa como limpiador natural y elimina las bacterias tanto de la boca como de los dientes.

Limón

Revuelve el zumo del limón con un poco de agua y cepilla tus dientes con esta mezcla, se recomienda no hacerlo más de dos veces por semana ya que es importante dejar descansar  los dientes por períodos  de esta mezcla. Si no quieres realizar esta mezcla puedes frotar la piel del limón sobre los dientes.