Condenan hechos ocurridos en distrito escolar unificado de Oakland; padres y maestros se oponen a cierre y fusión escolar

Kaiser Elementary School, una escuela pública que ha tenido reconocimientos por su nivel académico en proceso de fusión. Foto-Cortesía.

OAKLAND, CALIFORNIA.- Aunque han surgido dos versiones diferentes sobre el supuesto zafarrancho, que involucro a policías, padres de familia y maestros, ocurrido la noche del miércoles 23 de octubre en las instalaciones del Distrito Escolar Unificado de Oakland (OUSD), las reacciones no se han hecho esperar.La organización magisterial California Teacher Association, CTA, en voz de su presidente, E.Toby Boyd condenó los hechos referidos y respaldó a la Asociación de Educación de Oakland, conformada por educadores, en su mayor parte pertenecientes a CTA.“La CTA condena los atroces actos de violencia perpetrados el 23 de octubre por agentes de policía del Distrito Escolar Unificado de Oakland (OUSD) contra los padres, estudiantes y educadores de Oakland que protestaban pacíficamente por el cierre de escuelas propuesto”, expresó.

“No hay lugar para estas acciones en nuestras escuelas ni en ninguna parte de la sociedad. Responsabilizamos a la Junta de la OUSD y al Superintendente Kyla Johnson-Trammell por crear la atmósfera que llevó a los oficiales de policía a golpear violentamente a los maestros, padres y estudiantes desarmados, causando lesiones físicas y angustia emocional”.

- Advertisement -

Circula video

Aunque circula un video publicado por internet en el cual se observa la trifulca, el distrito escolar justificó la actuación de los agentes de seguridad y minimizó el incidente.

El hecho es que la inconformidad de los padres de familia brotó desde que los miembros de la junta escolar de OUSD votaron, el pasado 11 de septiembre, a favor de cerrar la Escuela Henry J. Kaiser Elementary y fusionarla con Sankofa Elementary, en el campus de esta última.

Los 310,000 miembros de la CTA apoyan a la Asociación de Educación de Oakland en su demanda de que OUSD inmediatamente:

“Promulgar una moratoria sobre todos los cierres escolares planeados y futuros; emitir una disculpa pública a nuestros estudiantes, padres y educadores por el uso de barricadas policiales, vigilancia excesiva y violencia en la reunión de la junta del 23 de octubre; retirar la fuerza policial del OUSD y re dirigir esos fondos hacia los consejeros, enfermeras y otros apoyos que necesitan los estudiantes de Oakland; e inmediatamente suspender, investigar y disciplinar a los oficiales por su comportamiento».