Premio al esfuerzo de Amy Sánchez, una estudiante latina quien se graduó como Enfermera de SDCC

De izquierda a derecha, su novio, Joshua, su madre, Pina,la recién graduada, Amy y Jerry, un entrañable amigo de los tres y quien ha apoyado a la joven desde que salió de la preparatoria. Foto-Cortesía: Sergio Estrada.

SAN DIEGO.- Amy Sánchez es una  joven latina  quien se graduó como Enfermera  Certificada del programa Nursing Education de San Diego City College (SDCC), el 23 de mayo, reciente.

El éxito académico de esta ejemplar estudiante no fue fácil  ni vino solo, pues atrás del mismo está el apoyo y ánimo que siempre recibió de su madre Pina Santiago Bautista, originaria de un pueblo llamado San Mateo Pasco Tlaxiaco, Oaxaca y con 29 años  de trabajar como enfermera en el Hospital General de Tijuana.

- Advertisement -

Pero sin duda, otro factor de gran motivación  impulso personal para Amy ha sido su novio Joshua Tran, quien se graduó justo hace un año (el 16 de mayo del 2018), de la carrera en Ingeniería Eléctrica de San Diego State University (SDSU).

Para poder estudiar Amy tuvo que trabajar cinco años en unas conocidas salas de cines de la Jolla y ser aceptada  en el demandante programa de la escuela de SDCC.

Ante pregunta de El Latino sobre su graduación, Amy Sánchez afirmó: “Estoy muy contenta de haber terminado un programa tan difícil”.

“Estoy feliz de haber pasado más tiempo con mi familia aquí (San Diego) y en México, que antes de que me mudara a Estados Unidos, pudimos celebrar la primera fiesta de cumpleaños de mi madre”, habría escrito a principios del 2008 en su cuenta de Facebook, Amy.

Amy y su madre Pina, quienes se guardan mutua admiración, había sufrido el 7 de septiembre de 2017 al observar a través de los noticieros de televisión las dolorosas imágenes del terremoto que resintió el estado de Oaxaca (junto a otros como Estado de México, Puebla, Tlaxcala, Guerrero y Ciudad de México), pues sus raíces y ascendencia se encuentran en tierras oaxaqueñas.

Hoy sin embargo la historia se escribe diferente para Amy y su madre, y en las palabras escritas por esta última en el verano de 2017 reflejan el orgullo que siente por su hija: “Yo sé que tu capacidad y sensibilidad hará una diferencia en la vida de tus pacientes. Estoy tan orgullosa de que seas mi hija. Una razón para agradecer al creador cada día”.