‘Tuvimos un montón de lluvia’, conozca los problemas en el campo por humedad

Las fresas una fruta delicada que con la húmedad podría resultar dañada.

Los productores hispanos la conocen como frutilla y es reina entre los consumidores por sabrosa, carnosa y jugosa. Es una baya que tiene una corona de hojas verdes y piel de color rojo encendido, curiosamente es la única fruta con las semillas en el exterior.

¿De qué hablamos? ¡la fresa!, la fruta que domina en los paladares de millones de consumidores; es frágil, altamente perecedera y su producción presenta múltiples retos, sin embargo, uno de sus puntos favorables es que es muy rentable según lo demuestran investigaciones de Mark Bolda director agrícola en el condado de Santa Cruz de la División de Agricultura y Recursos Naturales de la Universidad de California, UC ANR.

- Advertisement -

California es líder en la producción de fresa en el país con valor de poco más de 3 mil millones de dólares en 2017 de acuerdo con el Departamento de Alimentos y Agricultura del estado, CDFA.“La fresa es lucrativa tiene mucha demanda, hicimos estudios de costos de producción y más o menos como producto bruto genera entre 50 o 60 mil dólares por Acre,” declara Bolda.

A nivel estatal es el cuarto cultivo más valioso, con menos del 1 por ciento de las tierras agrícolas de California, según datos California Strawberry Comision1 y se exporta a 30 diferentes países.

Las tres áreas principales de producción en el estado se localizan en Watsonville, Salinas, Valle de Santa María y Oxnard en Ventura, áreas en donde la fresa crece y rinde mejor gracias a que el invierno es relativamente cálido y el veranos frescos y secos, condiciones que ayudan a la formación de la flor y su fruta, sin embargo; durante los últimos años, se han presentado cambios extremosos.

Los agricultores tuvieron que lidiar con la sequía que se prolongó por 376 semanas, de diciembre de 2011 hasta principios de marzo del 2019, según datos oficiales: Drought in California. La falta de agua aumentó la salinidad del suelo, afectando a varios cultivos ya que la fresa es muy sensible a las sales. Pero también las lluvias intensas de este año aumentaron bastante la humedad de la planta.

“Tuvimos un montón de lluvia,” sostiene Bolda, quien explica que cuando la flor se moja aumenta el riesgo de pudrición de la fruta. “Se llama Botrytis, es el moho gris y este año tenemos bastante de eso,” sostiene el experto quien agrega que algunos productores se han acercado a Extensión Cooperativa de la Universidad de California buscando qué hacer.

Bolda, experto en el cultivo de fresa por más de 20 años, estimó que debido al moho gris se podrían perder entre 10 y 25 por ciento de la fresa que se cultiva en mayo, no son pérdidas de importancia, pero es un ejemplo de cómo el exceso de agua también tiene consecuencias. “Siempre hay problemas, si es muy seco tenemos problemas, pero si llueve también tenemos problemas. No sé qué es lo ideal,” indica Bolda. “No queremos más agua, después de febrero, pero nosotros no tenemos el derecho de determinar cuándo llueve o no.”

A la pudrición de la fresa se le conoce como Botrytis cinerea y es una de las enfermedades de la planta de la fresa más difícil de controlar. De los numerosos patógenos que causan enfermedades en la fruta, el hongo de moho gris es el de mayor extensión e importancia en California y en otras regiones del mundo donde se cultiva la fresa. Esta enfermedad causa pérdidas significativas antes y después de la cosecha debido a que se desarrolla tanto en el campo como en el almacenaje y en tránsito.

Uno de los síntomas de que la planta está afectada por el moho gris, es cuando se forman pequeñas lesiones cafés bajo el cáliz tanto en la fruta verde como en la roja. Las lesiones crecen rápidamente y están cubiertas por un tapete aterciopelado de color gris.