Más de un centenar de cargos, por delitos de odio presentan a John Earnest, el joven acusado de tiroteo en sinagoga de Poway e incendio en Escondido

Conferencia de prensa en la cual se dieron a conocer más de un centenar de cargos contra el joven acusado del tiroteo fatal en sinagoga de Poway. Foto-Cortesía: channel 10 news, San Diego.

SAN DIEGO .- Un joven acusado de abrir fuego dentro de una sinagoga (centro religioso) de Poway, matando a una mujer e hiriendo a otras tres personas, fue acusado hoy con más de 100 delitos de odio federales alegando que actuó por odio hacia las comunidades judías y musulmanas.John T. Earnest, de 19 años, es acusado no sólo del tiroteo de la sinagoga sino también de un incendio incendiario anterior en una mezquita de Escondido.

Bajo los nuevos cargos federales, Earnest enfrenta una posible sentencia de muerte.

- Advertisement -

“No permitiremos que los miembros de nuestra comunidad sean cazados en sus casas de adoración, donde deberían sentirse libres y seguros de ejercer su derecho a «practicar su religión», dijo el abogado estadounidense Robert S. Brewer Jr. en una declaración.

“Nuestras acciones de hoy están inspiradas en nuestro deseo de lograr la justicia para todas las víctimas y sus familias ».

Lori Gilbert Kaye, de 60 años, quien recibió dos disparos en el vestíbulo de la sinagoga y murió en la escena.

El rabino de la congregación, Yisroel Goldstein, de 57 años, perdió un dedo índice en el tiroteo Otras dos personas: Almog Peretz, de 34 años, y su hijo de 8 años y su sobrina, Noya Dahan – resultaron heridas.

También se le acusa de haber incendiado el 24 de marzo en una mezquita de Escondido un crimen al que Earnest presuntamente confesó en un manifiesto en línea que él publicó antes del tiroteo de la sinagoga.Previamente, Earnest había sido acusado de asesinato y tentativa de asesinato en un tribunal estatal.

Este jueves fue acusado de 109 delitos federales de odio: 54 cargos de obstrucción del libre ejercicio de creencias religiosas utilizando un arma peligrosa, resultando en la muerte, lesiones corporales e intentos de muerte; 54 cargos de crímenes de odio derivados del tiroteo de la sinagoga en violación de la Ley de Prevención de Delitos de Odio de Mathew Shepard y James Byrd Jr. y un cargo adicional por daño a la propiedad religiosa por el uso del fuego.

Gilbert Kaye, médico y un antiguo miembro de Chabad of Poway, se encontraba en el templo con esposo e hija el día del tiroteo para honrar a su madre, quien falleció recientemente.

El rabino, Goldstein Peretz, perdió su dedo índice derecho en el disparo. Peretz recibió un disparo en una pierna mientras guiaba a los niños a un lugar seguro. Su sobrina fue herida de bala en su cara y pierna, aunque logró sobrevivir.

Un agente de la Patrulla Fronteriza fuera de servicio que trabajaba como guardia de seguridad estaba dentro del templo cuando comenzó el tiroteo, y abrió fuego cuando el sospechoso huyó.

El sheriff del condado de San Diego Bill Gore declaró con anterioridad que el agente no golpeó a Earnest, pero sió el auto del sospechoso, dijeron las autoridades.

La policía dijo que Earnest llamó al 911 alrededor de las 11:30 a.m. del sábado 27 de abril, un día antes del domingo de pascua, en que tuvo el lugar el ataque a la sinagoga y dijo que el mismo estuvo involucrado en el tiroteo y fue armado.

Cuando se dirigía en camino a la sinagoga, un oficial de policía vio el vehículo del sospechoso en 17051 W. Bernardo Drive, a menos de dos millas al oeste de la sinagoga, señaló el fiscal de distrito, Leonard Trinh.