La salud mental de los niños; es importante observar a los pequeños para detectar cualquier forma de comportamiento poco común

La observación es importante para detectar cualquier comportamiendo distinto en su hijo.

Las enfermedades mentales no solamente afectan a la población adulta; diariamente se detectan casos en donde los niños presentan síntomas con las distintas formas de comportamiento.

De acuerdo a la revista de pediatría JAMA 7.7 millones de niños entre 6 a 18 años tienen alguna afección mental, tales como depresión, ansiedad o trastorno por déficit de atención o hiperactividad.

- Advertisement -

El Instituto Nacional de Salud Mental dice que es importante recordar que muchos trastornos como la ansiedad, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad y la depresión pueden ocurrir durante la infancia. De hecho, muchos adultos que buscan tratamiento recuerdan cómo estos trastornos afectaron su niñez y quisieran haber recibido ayuda antes. Si el comportamiento de un niño es peligroso, o si un niño habla de querer hacerse daño a sí mismo o a otra persona, busque ayuda de inmediato.

Tener salud mental en la infancia significa alcanzar los indicadores del desarrollo y los indicadores emocionales, así como también aprender habilidades sociales saludables y cómo enfrentar los problemas que puedan presentarse. Los niños que son mentalmente sanos tienen una calidad de vida positiva y pueden desempeñarse bien en el hogar, la escuela y sus comunidades. Este sitio web ofrece información sobre la salud mental de los niños. Obtenga más información sobre afecciones de salud mental específicas de los niños, tratamientos, prevención e investigaciones de salud pública en relación con la salud mental de los niños.

¿Qué son los trastornos mentales infantiles?

Los trastornos mentales en los niños se describen como cambios serios en su forma habitual de aprender, comportarse o manejar las emociones, lo cual causa angustia y problemas en las actividades diarias.

Entre los trastornos mentales más comunes que se pueden diagnosticar en la niñez se encuentran el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH, siglas en español), la ansiedad y los trastornos conductuales.

Otros trastornos y preocupaciones en los niños que afectan la forma en que aprenden, se comportan o manejan las emociones pueden incluir las discapacidades del aprendizaje y del desarrollo, el autismo, y factores de riesgo como el consumo de sustancias tóxicas y autolesionarse.

¿Cuáles son los síntomas de los trastornos mentales infantiles?

Los síntomas de los trastornos mentales cambian con el tiempo a medida que el niño crece, y pueden incluir dificultades en la manera en que juega, aprende, habla y actúa, o en cómo maneja sus emociones. Por lo general, los síntomas comienzan en los primeros años de la infancia, aunque algunos de los trastornos pueden aparecer en la adolescencia. El diagnóstico se hace a menudo durante los años escolares y a veces antes. Sin embargo, es posible que a algunos niños no se les diagnostique o detecte el trastorno mental que tienen.

¿Se pueden tratar los trastornos mentales infantiles?

Los trastornos mentales infantiles se pueden tratar y controlar. Existen muchas opciones de tratamiento que se basan en la mejor y más actualizada evidencia científica, de manera que los padres y los médicos deben trabajar en estrecha colaboración con todas las personas que participen en el tratamiento del niño: maestros, entrenadores, terapeutas y otros integrantes de la familia. Aprovechar todos los recursos disponibles ayudará a los padres, profesionales de la salud y educadores a guiar al niño hacia el éxito. El diagnóstico temprano y los servicios adecuados para los niños y sus familias pueden lograr un cambio en la vida de los menores con trastornos mentales.

¿Cuál es el impacto de los trastornos mentales en los niños?

La salud mental es importante para la salud en general. Los trastornos mentales son afecciones crónicas —aquellas que duran mucho tiempo y que, a menudo, nunca desaparecen por completo— que pueden continuar durante toda la vida. Sin un diagnóstico temprano ni tratamiento, los niños con trastornos mentales pueden tener problemas en el hogar, en la escuela y para hacerse amigos. Estos problemas también pueden interferir en su desarrollo saludable y pueden continuar cuando sean adultos.

La salud pública incluye la salud mental

Con el fin de ayudar a los niños con afecciones mentales, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) trabajan con agencias asociadas para comprender mejor estos trastornos y el impacto que tienen en los menores.

Lo que pueden hacer los padres

Padres: Ustedes conocen a su hijo mejor que nadie. Hablen con el profesional de la salud que atiende al niño si tienen inquietudes acerca de la forma en que su hijo se comporta en la casa, en la escuela o con sus amigos.

Jóvenes: Cuidar de la salud mental es tan importante como cuidar de la salud física. Si están enojados, preocupados o tristes, no teman hablar acerca de sus sentimientos y acudan a un amigo o adulto de confianza.

Profesionales de la salud: Es muy importante tener un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado que se base en directrices actualizadas. Hay recursos disponibles para ayudar a diagnosticar y tratar los trastornos mentales de los niños.

Maestros o personal administrativo de la escuela: La identificación temprana del problema es importante para que los niños puedan recibir la ayuda que necesiten. Trabajen con las familias y los profesionales de la salud si tienen alguna preocupación sobre la salud mental de un niño en su escuela.