Esperan se regularice la inspección de agentes de CBP a transporte de carga en Otay Mesa, afirma Director de Operaciones

Pete Flores, Director de Operaciones del CBP en esta región fronteriza fue el invitado de la Cámara de Comercio de Otay Mesa. Foto: Horacio Rentería/El Latino San Diego.

CHULA VISTA.- El retorno de 25 inspectores de inspección migratoria que habían comisionados en puertos fronterizos de Arizona y Texas, para ayudar a agentes de la patrulla fronteriza de aquellos estados fronterizos, ha contribuido a atenuar en alguna medida la revisión en la garita de carga de mercancías de Otay Mesa.

Ello lo informó Pete Flores, director de operaciones de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) en un desayuno ante miembros de la Cámara de Comercio de Otay Mesa (Otay Mesa Chamber of Commerce).

- Advertisement -

Indicó el funcionario que esto ha permitido abrir 9 de 10 carriles y atenuar el impacto negativo (en tiempo y dinero) que representó el cierre de dos carriles, lo cual –de acuerdo con dicha Cámara- representó perdidas diarias (en cuantía económica) de hasta por $800 millones para las empresas exportadoras procedentes de Baja California.

Con el regreso de estos inspectores, son 51 los inspectores asignados actualmente a la inspección al transporte de carga y este impacto comienza a atenuarse, consideró.

No obstante, el director de Operaciones de  CBP en esta frontera afirmó que la presencia de las caravanas migrantes, en su mayor parte de inmigrantes centroamericanos, a partir de octubre del año pasado, ha sido la principal razón de que se observara esta situación.

Agregó en este sentido que para atender esta creciente demanda de migrantes a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, ahora se encuentran laborando 545 inspectores, pero 245 de ellos podrán ser reasignados a otros puertos de entrada mientras persista esta situación extraordinaria, pero se desconoce cuánto tiempo se requerirá para que la situación pudiera volver a regularizarse, comparado respecto a como estaba antes de octubre del año pasado.

El funcionario aduanal reconoció que ante la percepción del gobierno federal de que se trata de una crisis humanitaria temporal  y no se han asignado nuevos fondos y por tanto, la contratación de más personal de inspección se dificulta, y ello se ha reflejado en una mayor carga de trabajo para los agentes del CBP, por lo que se ha tenido que echar mano de otras áreas de personal del DHS, entrenado para cumplir dicha función.

Pese a todo lo señalado, Pete Flores también se refirió a que CBP continúa reclutando a nuevos inspectores, pues en el Puerto de Otay Mesa existe una tasa de plazas vacantes del 20 por ciento y se espera que antes de que finalice este año ya se haya contratado al 50 por ciento de los inspectores que aprueben el proceso de selección de la agencia federal, incluyendo los meses que requieren para su capacitación académica, lo que gradualmente permitirá resolver este problema.

Por su parte, Angélica de Cima, Oficial de Asuntos Públicos de CBP en San Diego, consideró que la próxima operación de 10 casetas en vez 5, en la salida del puerto de San Ysidro, será más ágil y no causaría mayores retrasos, en comparación con los que ya existen, para los automovilistas que cruzan en dirección de norte a sur hacia Tijuana.

“Vamos a tener 10 filas; eso el doble de lo que teníamos antes de la construcción, cuando había cinco y todavía más filas en dirección a ‘El Chaparral’ y las revisiones van a hacerse normales, como se han venido haciendo hasta ahora,  aunque a veces (al azhar) si vamos a inspeccionar a (automóviles) que van hacia México”.