Tiroteo mortal, ataque en sinagoga dejó como saldo una mujer muerta y dos adultos y una niña lesionados

La sinagoga de Poway estuvo acordonada el último fin de semana de abril. Foto José Antonio Avilés.

POWAY.- La tranquilidad de la ciudad considerada como la más segura del Condado de San Diego terminó cuando un joven de 19 años abrió fuego dentro de una sinagoga de Poway, California.

El ataque terminó con la vida de una mujer  y tres personas más, entre ellos una niña, fueron heridos con  disparos realizados con un rifle.

- Advertisement -

HÉROE RECONOCIDO

Óscar Stewart, quien reside en la zona cercana de Rancho Bernardo, estuvo presente en el momento del tiroteo.

Cuando rezaba, dijo, escuchó la detonación de por lo menos cinco disparos y sin pensarlo decidió encarar al atacante para evitar una masacre.

“Me fui para el lobby y ahí me encontré al muchacho disparando y le grité y cuando me vio tiró su arma, la dejó caer y se echó a correr;  en ese momento también salió un agente de la Border Patrol que estaba ahí (en la sinagoga fuera de servicio), salió con una pistola y le disparó cinco veces al coche tratando de pararlo”, confesó Stewart, quien fue uno de los testigos del ataque.

INVESTIGACIÓN EN CURSO

John T. Earnest fue identificado por el Departamento del Sheriff del Condado de San Diego como el presunto tirador.

El joven de 19 años fue capturado minutos después del atentado ocurrido el pasado sábado 27 de abril por la Policia de San Diego.

La captura se realizó cerca de la intercepción de Rancho Bernardo Road y el Freeway 15.

Mientras esto ocurría, vivieron horas de dolor más de cien personas que se encontraban en la sinagoga ubicada en Chabad Way.

“Estaban llorando la mayoría y tristes, es una cosa que no quiero que nadie lo sienta”, dijo con lágrimas en los ojos Stewart.

La autoridad policiaca del Condado de San Diego informó que la mujer que falleció fue declarada sin vida dentro de un hospital ubicado a 15 kilómetros del lugar de los hechos.

Además, un rabino fue sometido a una cirugía por haber sufrido heridas de bala en las manos, mientras que otro hombre de 34 años y la menor de quién hasta el cierre de la edición se desconocía su edad estaban bajo observación médica.

Los adultos que resultaron  heridos fueron trasladados a un  Centro Médico de  la ciudad de Escondido y la menor   lesionada fue enviada a una clínica particular infantil de San Diego.

“Una mujer se murió, una niña se lastimó y eso me duele y también por el atacante porque es un joven que ya desperdició su vida”, consideró Oscar Stewart.

COMUNIDAD CONSTERNADA

En la ciudad de Poway hay indignación y tristeza, por ello frente a la sinagoga los residentes colocaron flores y osos de peluche como muestra de solidaridad con las familias de la víctima fallecida y de  los lesionados.

“Esto no no es correcto tu necesitas vivir libre en este país”, declaró Lynn Larson, una de las residentes de la ciudad.

El sospechoso, John T. Earnest, de 19 años, fue puesto bajo custodia bajo un cargo de asesinato en primer grado y tres cargos de intento de asesinato en primer grado.

No hay ninguna indicación en este momento de la investigación de que Earnest fuera parte de un grupo organizado.

Por su parte, detectives de varias corporaciones de investigación,  trabajaron en conjunto para comprobar la autenticidad de presuntas amenazas realizadas en línea previamente al ataque de la sinagoga.