¡Milagro consumado!; exitosa operación a Malakai; padres y abuelos agradecen a Dios y a la comunidad, por su apoyo

Malakai dibujando tras su exitosa intervención quirúrgica. Foto: Horacio Rentería/El Latino San Diego.

SAN DIEGO.- A tres semanas de que hubiera sido sometido a la cuarta, y esperanzadoramente la última intervención quirúrgica, el pequeño Malakai dibujaba sonriente con la compañía de sus padres, Stephany y Marco y su abuela, Yulied.Y aunque para la cirugía realizada el 6 de marzo, en el hospital Medical City Children’s Hospital de Dallas, Texas, por un equipo de médicos y enfermeras encabezada por el Médico Cirujano, Dr. Jeffrey Fearon, tomó poco más de 5 horas, el niño no requirió que le raparan de su cabello y le permitió aún mejorar y corregir detalles de intervenciones anteriores.

Al preguntarle a Stephany qué significa este milagro, no tuvo duda en responder: “Para mí  ahorita significa todo, básicamente bien contenta de su recuperación que ahora está avanzando muy bien. El doctor (Fearon) hasta se sorprendió, luego de que pasara una noche en cuidados intensivos y otra noche el hospital”y es que la capacidad de recuperación de Malakai superó el pronóstico esperado en cirugías tan delicadas como la que se le practicó.

- Advertisement -

Recordó que el niño, quien el 2 de febrero cumplió dos años de edad, fue ingresado al quirófano a las 7 a.m. y salió poco después del mediodía, aunque dijo que la operación en sí sólo tomó dos horas, antes –como es habitual en este tipo de operaciones- tuvieron que prepararlo, anestesiarlo, etcétera.

 Salieron todos los médicos

Visiblemente emocionada Stephany compartió con su madre y abuela de Malakai, Yulied y su esposo, Marco, un hecho que quedará grabado para siempre en su mente: “salieron todos los médicos a decirnos cómo les fue y eso no (suele) pasar aquí (en Estados Unidos)”.

Recordó que el (Doctor Fearon) ha efectuado un sinnúmero de operaciones exitosas, siendo la realizada a Malakai la número 21 relacionada con el Síndrome de Mercedes Benz.

“Lo voy a tratar como si fuera mi hijo, nos dio un abrazo y nos dijo no se preocupen porque está en buenas manos”, agregó Stephany Rodríguez., rspecto a las palabras del Médico previas a la intervención quirúrgica.

De hecho, como se informó con oportunidad, esta operación se hizo para que su cerebro cuente con espacio suficiente para crecer y no se encuentre presionado por falta del mismo, como había venido ocurriéndole hasta ahora.

La propia madre, quien espera un nuevo bebé y tiene un embarazo de seis meses, señaló en entrevista anterior que el diagnóstico del padecimiento de Malakai fue de que tenía “Craneosinostosis, un tipo de padecimiento llamado Síndrome de Mercedes Benz”, que en términos científicos y médicos significa “la fusión prematura de las suturas lamdoides y la sagital de su cráneo”.

Observa conducta

de mayor tolerancia

En términos simples se refiere a la división de los parietales (izquierdo y derecho del cerebro), que se asemeja a una “Y” al revés que representa el popular logo de los vehículos Mercedes Benz .

Stephany recordó que antes de despedirse de ellos, el Doctor Fearon le anticipó que “yo creo que está será su última cirugía al menos que él (Malakai), no esté contento de cómo se ve su cabeza cuando crezca, le puedo arreglar un poco más”, aunque Stephany adelantó que ahora el niño es más tolerante “y no se enoja tan fácil; yo me imagino que antes le daba dolor de cabeza, pero no podía decirnos”.

Confirmación de la fe

El padre de Malakai, Marco, por su parte, describió el significado que para él tenía lo ocurrido con su hijo “en una palabra: confirmación, pues muchos se preguntan cómo es la fe que se puede creer sin ver. Yo antes quería hacer todo por mi propia voluntad; pero después de que nacio Malakai, aprendí que para eso está la fe y la fe tiene que ser consumada”.

Yulied, abuela de Malakai, consideró que el caso de su nieto confirmó que “Dios es real; Dios existe, de que hay una manera de que cuando uno pasa por retos en la vida, para mí lo primero es orar en agradecimiento, sin que hubiéramos recibido nada cuando nos dijeron del costo ($45,000), yo en ningún momento lo dude y le dije a Dios, tu nos diste el Doctor ahora ayúdanos a pagar la operación”.

“De ahí oramos agradeciendo y accionamos y Dios se encargó del resto”, afirmó Yulied Zoque.

No hay otra explicación

Finalmente, la abuela de Malakai y sus padres señalaron que no tienen palabras para agradecer a la comunidad, amigos y familiares y a los medios de información como El Latino y su directora, Fanny Miller, Telemundo y NBC , entre otros, por el apoyo y difusión que brindaron al caso.

Vale mencionar, sólo a manera de ejemplo, que una pareja de estadounidenses que se enteró del caso por un reportaje difundido en un conocido noticiero televisivo, aportaron $9,000 con lo que no se requirió de un segundo evento de recaudación de fondos, habiéndose, por tanto, cancelado, pese a que ya estaba programado.

El pequeño Malakai, al término de de la intervención quirúrgica, aún se advierte sus pómulos y ojos hinchados por la operación. Foto-Cortesía.
Los padres, Stephany y Marco, felices con el pequeño Malakai. Foto: Horacio Rentería/El Latino San Diego.