Signos de alerta se observan en México y EU; implicaciones del arribo de inmigrantesa la frontera

Solicitantes de asilo político, muchos de los cuales aún esperan respuesta en Estados Unidos y México. Foto: Horacio Renteria/El Latino San Diego.

SAN DIEGO.- Mientras las caravanas de inmigrantes centroamericanos se han ‘desparramado’ en ciudades mexicanas como Nuevo Laredo y Reynosa, Tamaulipas y Mexicali, Baja California, en forma gradual aunque en menor número en comparación con el año pasado, continúan arribando a la frontera, con la mira puesta en Estados Unidos.

Sin embargo, los primeros signos de alerta sobre el riesgo que estos corren al cruzar a territorio mexicano, se dieron a partir del lunes 13 de marzo al reportarse la desaparición de 22 de ellos quienes viajaban en un camión con 44 pasajeros, en el estado de Tamaulipas.

- Advertisement -

En su acostumbrada conferencia de prensa el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador dijo que se estaba investigando si se trató en realidad de un secuestro o de migrantes que habrían cruzado hacia Estados Unidos.

Indicó que se busca a evitar que vuelva a ocurrir otra masacre como la que tuvo lugar la tercera semana de agosto del 2010 en el municipio de San Fernando, Tamaulipas, México, (en la que fueron plagiados y asesinadas 72 inmigrantes provenientes de Centro y Sudamérica), crímenes atribuidos al cartel de los Z.

Pero no es esta la única señal de implicaciones que comienza a tener la presencia de inmigrantes solicitantes de asilo en México y Estados Unidos.

Una cadena televisiva de San Diego, citando “una fuente anónima”, indica que el Departamento de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (CBP), habría creado “una base de datos” en el que se menciona una lista de personas “sospechosas de ser organizadores, coordinadores e instigadores” y periodistas que cubrieron la última caravana de inmigrantes centroamericanos, que arribó a la vecina ciudad de Tijuana a partir de noviembre del año pasado.

Revelan lista ‘negra’

Se indica en este sentido que inclusive en una lista que habría sido elaborada por el grupo de CBP autodenominado “operaciones en el extranjero” perteneciente a la policía fronteriza, sector San Diego, con documentos en los que aparece el sello de Unidad de Enlace Internacional, se habría manejado información confidencial de personas y organizaciones activistas.

Una de las mencionadas, Ángeles de la Frontera, y en un artículo publicado en un medio de información denominado Latino Rebels y firmado por la abogada Sara Gurling, se indica lo siguiente:

A principios de esta semana, NBC 7 San Diego publicó los documentos obtenidos de una fuente anónima, en una historia en la que los documentos muestran que el gobierno “creó una base de datos secreta de activistas, periodistas y personas influyentes en los medios sociales vinculados a la caravana de migrantes y, en algunos casos, colocaron alertas”. en sus pasaportes “.

Entre los que figuran en la base de datos había al menos dos defensores de los derechos humanos de Border Angels, lo cual es mucho si se considera que el documento filtrado contenía algo menos de 60 personas en él y de varias organizaciones.

Compartirían agencias,

información confidencial

Indica Gurling en su artículo que ‘el país ha aprendido a través de las comunicaciones del gobierno que el documento de la base de datos “Operación Línea Segura” fue compartido y utilizado en colaboración por el FBI, el CBP, ICE y Homeland Security, entre otras agencias que han estado rastreando a periodistas. Al menos un abogado y muchos activistas de los derechos de los inmigrantes y humanitarios que se ofrecieron como voluntarios para brindar ayuda humanitaria a los solicitantes de asilo de caravanas de Centroamérica en Tijuana también están en la lista”.

Se indica, asimismo, que el director ejecutivo de Border Angels (Ángeles de la Frontera), Enrique Morones, no aparece en dicha lista y que al preguntarle sobre el motivo, consideró que habría sido por “una clara falta de alcance por parte del gobierno”.

En el mismo sentido, vale hacer mención que el alcalde de San Diego, Kevin Faulconer se reunió con los supervisores del condado de San Diego, Greg Cox y Nathan Fletcher para examinar opciones de albergues que se podrán ofrecer a los migrantes solicitantes de asilo político en territorio estadounidense.