Mejorar ayuda financiera, demanda imperiosa en CA; alumnos de colegios resienten falta de vivienda estable y buena nutrición

“Los colegios comunitarios de California son el principal impulsor de la movilidad social y económica ascendente para millones de residentes”, considera Eloy Ortiz Oakley, Canciller de los Colegios Comunitarios de California. Foto-Archivo: Horacio Rentería/El Latino San Diego.

SACRAMENTO, CA. – Uno de cada cinco estudiantes que asisten a alguno de los colegios comunitarios de California, no cuentan con un hogar estable en dónde vivir.

Lo anterior lo reveló un reciente estudio en el que se concluye otro dato preocupante: “Más de la mitad de los estudiantes que asisten a un colegio comunitario de California tienen problemas para pagar comidas balanceadas o se preocupan por quedarse sin alimentos”.

- Advertisement -

Se indica en la investigación publicada por The California Community Colleges (Colegios Comunitarios de California), The Hope Center for College, Community, and Justice (Centro Esperanza para el Colegio, Comunidad, y Justicia), “que “cerca de 40,000 estudiantes de 57 colegios comunitarios participaron en la evaluación de seguridad de necesidades básicas”.

Colegios, principales impulsores de movilidad social: Canciller

“Los colegios comunitarios de California son el principal impulsor de la movilidad social y económica ascendente para millones de residentes”, dijo el Canciller de los colegios comunitarios de California, Eloy Ortiz Oakley.

Señalo que “este nuevo informe debe servir como un llamado a la acción para arreglar el sistema de ayuda financiera obsoleto del estado y expandir la asistencia basada en la necesidad para los estudiantes de colegios comunitarios. Ningún estudiante debe enfrentar el hambre o la falta de vivienda. California debe hacerlo mejor”.

La mitad de ellos, no estarían bien alimentados

Entre los resultados de la encuesta, destacan los siguientes puntos:

• Un 52 por ciento de los estudiantes dijo que no podían permitirse el lujo de comer comidas balanceadas o que les preocupaba que sus alimentos se agotaran antes de tener dinero para comprar más.

• Cuarenta y uno por ciento de los encuestados informaron que se saltaron las comidas o comieron porciones más pequeñas por razones económicas, y el 12 por ciento dijo que no habían comido durante un día entero en el mes anterior porque no tenían suficiente dinero.

• El sesenta por ciento de los encuestados dijo que en el año anterior habían experimentado inseguridad de vivienda, que incluye una serie de desafíos que incluyen la incapacidad de pagar el alquiler o los servicios públicos, no tener un lugar para quedarse o la necesidad de mudarse con frecuencia.

• La falta de vivienda, definida como no tener un lugar estable para vivir, afectó al 19 por ciento de los encuestados. La mayoría se quedó temporalmente con un pariente o amigo o con ‘un sillón surfeado’.

• El treinta y dos por ciento de los estudiantes dijo que experimentó un aumento en el alquiler o en la hipoteca que fue difícil de cumplir, el 28 por ciento no pudo pagar el costo total de los servicios públicos y el 28 por ciento no pudo cumplir con su obligación total de alquiler o hipoteca.

• En general, 7 de cada 10 estudiantes que respondieron a la encuesta experimentaron inseguridad alimentaria o inseguridad de vivienda o falta de vivienda durante el año anterior.

Necesidad de reforma financiera

La encuesta destaca la necesidad de una reforma de la ayuda financiera a nivel de colegios comunitarios. Las universidades comunitarias de California ofrecen una de las tarifas de matrícula más baratas del país a $ 46 por unidad, pero un estudiante que vive de manera independiente debe pagar más de $ 20,000 al año cuando se tienen en cuenta el alojamiento, el transporte, los libros de texto y los artículos personales.

Un estudiante de una universidad comunitaria de California que recibe la cantidad máxima de ayuda posible hoy en día todavía enfrenta un déficit de más de $ 6,000 cada año. Y las desigualdades en el sistema actual significan que los estudiantes de colegios comunitarios, que comprenden aproximadamente dos tercios de los estudiantes universitarios del estado, reciben solo el 7 por ciento de los fondos de Cal Grant.

“Los estudiantes de los colegios comunitarios de California quieren títulos. Este informe demuestra la importancia de mejorar la distribución de la ayuda basada en la necesidad y crear apoyos suplementarios, especialmente para los estudiantes que no pueden acceder a la ayuda “, dijo Sara Goldrick-Rab, fundadora, Centro Hope para la universidad, la comunidad y la justicia.

Los autores del estudio dibujaron una fuerte correlación entre los desafíos de alimentos y vivienda y el éxito académico. Por ejemplo, los estudiantes que tienen problemas para pagar una comida tuvieron calificaciones a una C o más bajas a tasas más altas que los estudiantes que no experimentaron inseguridad alimentaria.

“Los colegios comunitarios de California son el principal impulsor de la movilidad social y económica ascendente para millones de residentes”, dijo el canciller de los colegios comunitarios de California, Eloy Ortiz Oakley.

“Este nuevo informe”, agregó, “debe servir como un llamado a la acción para arreglar el sistema de ayuda financiera obsoleto del estado y expandir la asistencia basada en la necesidad para los estudiantes de colegios comunitarios. Ningún estudiante debe enfrentar el hambre o la falta de vivienda. California debe hacerlo mejor “.