Cuatro tips para controlar el tiempo de pantalla de sus hijos

La era digital le ha dado a las nuevas generaciones de padres algo más por qué preocuparse:

¿Cuánto tiempo de pantalla es demasiado?

- Advertisement -

Los médicos, maestros y psicólogos generalmente no están de acuerdo en que pasar cantidades excesivas de tiempo inmersas en computadoras, teléfonos inteligentes o redes sociales puede tener un impacto negativo en el desarrollo de la mente y el cuerpo de un niño. Un estudio de tiempo de pantalla publicado recientemente en JAMA Pediatrics encontró un vínculo entre el tiempo de pantalla excesivo y los hitos de desarrollo posteriores.

Otros estudios han asociado el uso excesivo digital con la depresión adolescente, y la Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ha emitido pautas que sugieren límites diarios en el tiempo de pantalla para diferentes grupos de edad.

“Es responsabilidad de los padres tomar el control de esto y guiar a sus hijos, desde una edad temprana, sobre los aspectos positivos y negativos del tiempo frente a la pantalla”, dice Christine Kyriakakos Martin.

“Los padres a menudo pueden pensar que es aceptable que un niño pequeño pase un par de horas con un iPad, pero el tipo de educación que proporciona el juego para iPad no es siempre el tipo de aprendizaje más necesario en esa etapa”.

Martin tiene sugerencias sobre cómo los padres pueden administrar el tiempo de pantalla y disminuir el riesgo de un niño de problemas de salud o de desarrollo relacionados con la pantalla:

Distinguir el tiempo de pantalla del tiempo de reproducción. El juego es una herramienta de aprendizaje fundamental para los niños pequeños, pero los padres, dice Martin, no deberían pensar en las pantallas como juguetes para jugar. “Cuando el tiempo de pantalla está limitado y separado de otros tipos de juegos, los padres les muestran a sus hijos la importancia de establecer límites, usar su imaginación y estar activos”.

Involucrarse. Los padres que se involucran con sus hijos en las actividades en pantalla pueden ayudarlos a aumentar sus habilidades de comunicación y enseñarles cómo navegar por los medios digitales. “Los padres pueden hablar con sus hijos sobre los videos y los juegos como si estuvieran discutiendo personajes y tramas en un libro”, dice Martin. “Cuando hay una participación de los padres como esta, el vocabulario y las habilidades de alfabetización de un niño se desarrollan y la comunicación familiar se fortalece”.

Hacer que las comidas no estén en pantalla. “Elimina las pantallas de la mesa de comida, incluso cuando estás en un restaurante”, dice Martin. “Si bien puede ser tentador empacar los iPads para tener una conversación con adultos mientras se va a comer, hacer esto no les enseña a sus hijos sobre los modales, a participar adecuadamente en la conversación o a tener en cuenta a otros usuarios”.

Los padres a menudo pueden pensar que es aceptable que un niño pequeño pase un par de horas con un iPad, pero el tipo de educación que proporciona el juego para iPad no es siempre el tipo de aprendizaje más necesario en esa etapa”.

Martin tiene sugerencias sobre cómo los padres pueden administrar el tiempo de pantalla y disminuir el riesgo de un niño de problemas de salud o de desarrollo relacionados con la pantalla:

Distinguir el tiempo de pantalla del tiempo de reproducción. El juego es una herramienta de aprendizaje fundamental para los niños pequeños, pero los padres, dice Martin, no deberían pensar en las pantallas como juguetes para jugar. “Cuando el tiempo de pantalla está limitado y separado de otros tipos de juegos, los padres les muestran a sus hijos la importancia de establecer límites, usar su imaginación y estar activos”.

Involucrarse. Los padres que se involucran con sus hijos en las actividades en pantalla pueden ayudarlos a aumentar sus habilidades de comunicación y enseñarles cómo navegar por los medios digitales. “Los padres pueden hablar con sus hijos sobre los videos que ven y los juegos que juegan como si estuvieran discutiendo personajes y tramas en un libro”, dice Martin. “Cuando hay una participación de los padres como esta, el vocabulario y las habilidades de alfabetización de un niño se desarrollan y la comunicación familiar se fortalece”.

Hacer que las comidas no estén en pantalla. “Elimina las pantallas de la mesa de comida, incluso cuando estás en un restaurante”, dice Martin. “Si bien puede ser tentador empacar los iPads para tener una conversación con adultos mientras se va a comer, hacer esto no les

enseña a sus hijos sobre los modales, a participar adecuadamente en la conversación o a tener en cuenta a otros usuarios”.

Pon un buen ejemplo. Será más difícil para un niño desconectarse de las pantallas si sus padres están constantemente mirando sus propios

teléfonos o tabletas. “Recuerda”, dice Martin, “tus hijos aprenden de tu ejemplo. Si te ven pasar mucho tiempo con la cara frente a una

pantalla, también querrán usar la tecnología al mismo tiempo. “Haga todo lo posible por ahorrar su tiempo en las redes sociales para su

hora de almuerzo, durante la siesta o después de que sus hijos se hayan acostado”.

“Aprender a usar pantallas, comunicarse verbalmente o interactuar socialmente tendrá un impacto positivo en las habilidades del

lenguaje, las relaciones y la salud en general”, dice Martin. “Pasar tiempo con sus padres, aprender a través del juego es lo que los niños pequeños necesitan y quieren”.

Christine Kyriakakos Martin (www.youvegotthisparenting.com) es la autora de ¡Has conseguido esto! Claves para una paternidad efectiva en los primeros años. Martin, experta en educación temprana y asesora, es la fundadora y propietaria de Sunshine Preschool en Hopkinton, Massachusetts. Ha hablado sobre temas de desarrollo infantil en convenciones y colegios de educación nacionales.