La nueva regla de reembolso beneficiaría a los adultos mayores

Más de la mitad de los estadounidenses dicen que tienen dificultades para pagar medicamentos recetados

Más de la mitad de los estadounidenses dicen que tienen dificultades para pagar medicamentos recetados. 

- Advertisement -

Recientemente la administración Trump propuso una regla para criminalizar las obscuras prácticas comerciales que mantienen altos los precios de los medicamentos para los pacientes que compran medicamentos de mostrador. Los legisladores deben apoyar la propuesta y punto.

La reforma presidencial tiene como objetivo a los intermediarios en la cadena de suministro de medicamentos conocidos como “gestores de beneficios de farmacia” o PBMs. Las aseguradoras contratan a los PBM para negociar con los fabricantes de medicamentos y ayudar a decidir qué medicamentos deben cubrir las aseguradoras. Este estado de ‘gatekeeper’ le da a los PBMs un poder considerable para conseguir grandes descuentos y rebajas de los fabricantes de medicamentos.

De hecho, los fabricantes farmacéuticos suelen ofrecer a los PBM grandes ofertas, más del 30 por ciento, del precio de sus medicamentos. 

Pero los pacientes obtienen pocos beneficios directos de estos descuentos.

Los pacientes esperan deber a sus aseguradoras “coaseguros”, un porcentaje fijo del costo de sus medicamentos.  Pero como los descuentos de PBM están ocultos, las aseguradoras están cobrando a los pacientes más de lo que deberían. En lugar de deber un porcentaje del precio neto descontado del medicamento, se les cobra a los pacientes un porcentaje del precio total de la etiqueta en el mostrador de la farmacia.

Digamos que el precio de la etiqueta de un medicamento era de $100, pero un PBM lo negoció a $60. Un paciente con un pago del 20 por ciento de coaseguro tendría que repartir $20 — o un tercio completo del precio que pagaron las aseguradoras — en lugar de $12.

No es ninguna sorpresa, entonces, que el gasto de bolsillo de los pacientes en coaseguros haya crecido en un 89 por ciento entre 2005 y 2015. Mientras tanto, los costos generales del plan de salud sólo crecieron un 57 por ciento. 

En otras palabras, los actores en la cadena de suministro de medicamentos se están enriqueciendo, mientras que los pacientes más vulnerables de Estados Unidos siguen pagando más por sus medicamentos que salvan vidas.

La propuesta de la administración de Trump pondría fin a este abuso. Haría ilegal que los PBMs retengan los reembolsos de cualquier fabricante dentro del beneficio de medicamentos recetados “Parte D” de Medicare para personas de la tercera edad y personas con discapacidades. En lugar de trabajar con los PBM, los fabricantes de medicamentos pasarían estos descuentos directamente a los pacientes.

Según una estimación, si sólo un tercio de los reembolsos de los fabricantes se transfirieran a los pacientes, los beneficiarios de Medicare podrían ahorrar 20.000 millones de dólares en la próxima década.

Esto también ayudará a los pacientes a mantenerse sanos. Cuanto más bajo sea el costo compartido del paciente, mayor será la probabilidad de que tome sus medicamentos. Y la adherencia a la medicación evita las costosas visitas al hospital y otras complicaciones de salud en el futuro.

El plan Parte D del presidente Trump es un gran primer paso. Pero el gobierno debe buscar maneras adicionales de tomar medidas enérgicas contra la especulación del PBM en todos los medicamentos, no sólo en aquellos cubiertos por Medicare.

A todos los participantes en la cadena de suministro de medicamentos (fabricantes, mayoristas, PBM y farmacias) se les debe pagar según el valor que proporcionen. En este momento, los intermediarios están obteniendo ganancias asombrosas al desviar los descuentos de los pacientes más vulnerables.

Peter J. Pitts, ex Comisionado Asociado de la FDA, es presidente del Centro de Medicina de Interés Público.