Buscan hacer más difícil saltarse las vacunas para obtener una excepción se deberá cumplir con los requerimientos del CDC

A medida que los legisladores de California intentan endurecer las reglas sobre las vacunas infantiles, se ven obligados a retroceder por situaciones inesperadas: funcionarios de alto perfil que apoyan las vacunas.

En las últimas semanas, el gobernador demócrata Gavin Newsom y los miembros de la Junta Médica de California han cuestionado un proyecto de ley que daría al Departamento de Salud Pública de California autoridad para decidir si un niño puede omitir las vacunas de rutina.

- Advertisement -

Los activistas contra las vacunas han aprovechado estos momentos, ensuciando las páginas de Facebook y los medios de comunicación social con elogios por las declaraciones de los funcionarios.

Pero esos funcionarios no están en contra de las vacunas. De hecho, han dejado claro que están comprometidos con las vacunas, y con lidiar con el problema que se supone que el proyecto de ley debe solucionar – médicos que proveen a los niños con exenciones médicas por razones que no cumplen con los estándares federales.

“Habiendo estado en la salud pública durante mucho tiempo, soy un gran partidario de las vacunas”, dijo la Dra. Michelle Bholat, médico de medicina familiar en Santa Mónica y hasta hace poco miembro de la junta médica, que supervisa a los médicos y sus licencias.

Lo que le preocupa, dijo en una reunión de la junta a finales de mayo, es el efecto potencial de la medida en las relaciones médico-paciente y los detalles de quién calificaría para una exención médica.

El pediatra y senador estatal Richard Pan (demócrata de Sacramento) presentó el proyecto de ley para abordar un aumento en el número de niños a los que se les han concedido lo que él llama exenciones médicas “falsas” de las vacunas; más de cinco veces más niños tienen exenciones médicas este último año escolar que en 2015-16.

La SB 276 daría la última palabra sobre las solicitudes de exención médica al departamento de salud pública del estado, el cual tendría que seguir las pautas establecidas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Cualquier exención proporcionada por los médicos estaría sujeta a la aprobación – o negación – por parte del departamento.

El único otro estado que otorga el control de las exenciones de vacunas a una agencia de salud pública es Virginia Occidental.

La medida fue aprobada por el Senado del estado en mayo y está pendiente de consideración en la Asamblea del estado.

El debate sobre la medida llega cuando los nuevos datos estatales muestran que el porcentaje de niños de kindergarten que recibieron todas las vacunas recomendadas cayó por segundo año consecutivo, debido en gran medida a un aumento en las exenciones médicas escritas por los médicos.

Durante el año escolar pasado, la proporción de niños de kindergarten completamente vacunados bajó de 95.6% en 2016-17 a 94.8%, lo que coloca al estado en un territorio potencialmente peligroso – las autoridades recomiendan una cobertura de 90-95% para la inmunidad comunitaria.

Y a medida que las tasas de vacunación disminuyen, el sarampión se está extendiendo por todo el país. En el brote más grande desde 1992, más de 1.000 personas han sido infectadas en todo el país este año hasta el 5 de junio, incluyendo 51 en California.

Hace casi tres años, California promulgó una ley de Pan que prohíbe a los padres citar creencias personales o religiosas para evitar vacunar a sus hijos. Los niños sólo pueden ser eximidos por razones médicas si las vacunas son perjudiciales para su salud.

Esa prohibición mejoró las tasas de vacunación, aunque el progreso ha sido lento.

Hoy en día, muchas de las escuelas que tenían las tasas más altas de estudiantes no vacunados antes de que la ley entrara en vigor todavía lo hacen. Los médicos tienen amplia autoridad para conceder exenciones médicas de la vacunación; algunos ejercen ese poder libremente y a veces a cambio de dinero en efectivo, firmando docenas o cientos de exenciones para los niños, a veces en comunidades lejanas.

El proyecto de ley de Pan tomaría medidas enérgicas contra esta práctica y cuenta con el firme apoyo del sistema médico. Fue copatrocinado por dos poderosas asociaciones de médicos, la Academia Americana de Pediatría, California, y la Asociación Médica de California.

“Queremos asegurarnos de que los médicos sin escrúpulos no estén haciendo exenciones médicas por dinero”, dijo el Dr. David Aizuss, presidente de la Asociación Médica de California. “La idea del proyecto de ley es proteger una verdadera exención médica personal, donde los niños reciben quimioterapia o tienen una respuesta inmunológica.”

Pero tiene sus críticos – y esta vez, se extienden más allá del pequeño pero ferviente grupo de personas que continúan cuestionando la extensa evidencia científica que demuestra que las vacunas son seguras. Y aunque el hecho de plantear preocupaciones es típico en el proceso legislativo, sus críticas adquieren una importancia desmesurada con un tema tan explosivo como las vacunas.

El nombre más importante entre los nuevos críticos es Newsom, quien dijo que le preocupa interferir con la relación médico-paciente. “Me gustan las relaciones médico-paciente. Las relaciones burocráticas son más difíciles para mí”, dijo en la convención estatal del Partido Demócrata a principios de junio.

“Soy padre; no quiero a alguien que el gobernador de California haya designado para tomar una decisión por mi familia.”

El senador estatal Ben Allen (demócrata de Santa Mónica), copatrocinador de la legislación anterior de Pan, se abstuvo de votar sobre la nueva medida el mes pasado, diciendo que había hecho compromisos durante la reunión.

El mes pasado, la Junta Médica de California ofreció un apoyo tibio, y sólo a partes del proyecto de ley, después de escuchar a 200 miembros del público hablar en contra de él durante más de dos horas.

Los miembros de la junta pidieron a Pan que abordara una variedad de preocupaciones, desde el papel de supervisión potencial que el departamento de salud pública del estado podría desempeñar, hasta las directrices propuestas para las exenciones médicas.

Estuvieron de acuerdo en una cosa: debería ser más fácil para la junta investigar las quejas de exenciones médicas cuestionables. Para examinar las quejas, la junta necesita ver los registros médicos. Para obtener esos registros, generalmente se necesita el permiso de los pacientes o de sus tutores, algo que los padres que han solicitado exenciones médicas a menudo no están dispuestos a proporcionar. El proyecto de ley daría a la junta acceso a estos registros.

Un médico, el Dr. Bob Sears en el Condado de Orange, un conocido opositor a los mandatos de vacunación, fue puesto en libertad condicional en 2018 por escribir una exención para un niño de 2 años de edad sin tener que hacer ningún historial médico. Desde 2016, por lo menos 173 quejas contra médicos por exenciones inapropiadas han sido presentadas ante la junta médica estatal, con más de 100 actualmente bajo investigación, dijo la junta.

Las exenciones médicas para los niños de California se agrupan en ciertas comunidades y escuelas. En el condado de Humboldt, el 5.8% de los niños de kindergarten tienen exenciones médicas de las vacunas, de acuerdo con los nuevos datos estatales. En el condado de Nevada, la tasa es del 10.6%. En total, casi un tercio de los condados del estado han caído por debajo del 95% de inmunidad contra el sarampión.

Aizuss, de la Asociación Médica de California, dijo que la organización está trabajando con la oficina de Newsom y la junta médica, entre otros, para actualizar el proyecto de ley para que sea “viable, eficaz y apoyado por el gobernador”.

“Creo que nuestra meta es la misma”, dijo. “La idea del proyecto de ley es proteger la santidad de la verdadera relación médico-paciente, a diferencia de una relación en la que los médicos conceden la exención médica por una cuota, que no es una verdadera relación médico-paciente”.