Arrestan a 21 individuos implicados en un esquema de fraude de $ 5 millones; más de 100 vehículos identificados por RATT

SAN DIEGO.- Cuando piensas en el robo de autos, sueles imaginarte los vehículos que son robados de la calle, y que son llevados para venderse en partes (refacciones).

Sin embargo, investigadores de la Fuerza de Tarea Regional contra el Robo de Autos (RATT) de San Diego comenzaron a investigar un esquema de robo de autos masivo de otro tipo.

- Advertisement -

La investigación reveló que los acusados ​​compraron vehículos de manera fraudulenta, lavaron dinero, establecieron compañías falsas y estafaron a los bancos para obtener millones de dólares, por lo que es uno de los casos más grandes relacionados con el robo de autos en la memoria reciente en San Diego.

La fiscal de distrito del condado de San Diego, Summer Stephan, se unió hoy al comandante James Portilla del área de RATT, de California Highway Patrol (Patrulla de Caminos de California), para anunciar que 21 acusados ​​han sido acusados ​​como resultado de la llamada “Operation Blindside” (Operación Lado Ciego), una investigación dirigida por la RATT y apoyada por sus socios encargados de hacer cumplir la ley.

Se indicó que os investigadores siguieron un rastro de múltiples esquemas financieros que finalmente llevaron a la identificación de más de 100 vehículos obtenidos por medios fraudulentos.

Durante la investigación, se descubrieron varios otros métodos para defraudar a las compañías de financiamiento de vehículos, instituciones financieras y compañías de procesamiento de pagos. Los investigadores descubrieron que 21 acusados ​​formaron 54 compañías ficticias y abrieron más de 45 cuentas bancarias en varias instituciones financieras para facilitar el esquema fraudulento y lavar dinero. El monto total del fraude supera los $ 5 millones.

«Esta empresa criminal involucró a una red de individuos y docenas de compañías fantasmas que permitieron que el líder manejara las cuerdas y llevara a cabo esta estafa por más de 3 años», dijo el Fiscal de Distrito Stephan. «Los bancos, las compañías de financiamiento de vehículos y, en última instancia, el consumidor, son víctimas de esta agresiva operación criminal organizada».

La Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de San Diego acusó a 21 acusados ​​de más de 275 infracciones graves relacionadas con su conducta fraudulenta. La policía hizo arrestos y ejecutó búsqueda múltiples garantías en los condados de San Diego, Riverside y San Bernardino la semana pasada.

Los acusados ​​se enfrentan a varios cargos por delitos graves, incluido el lavado de dinero, el robo de automóviles, el robo y el robo por falso simulacro. Trece de los sospechosos que han sido arrestados como parte de la Operación Ciego han sido procesados.

Durante la Operación Blindside, se identificaron más de 100 vehículos, de los cuales 75 se convirtieron en el foco principal de la investigación de fraude de vehículos. El valor estimado de esos vehículos es de aproximadamente $ 3.75 millones de dólares. Los vehículos incluían vehículos de lujo, autos ‘caravans’, vehículos recreativos y embarcaciones acuáticas.

“A medida que los vehículos más nuevos se equipan con tecnologías antirrobo efectivas, los métodos tradicionales de robo de vehículos no son tan efectivos”, dijo el comandante de la RATT James Portilla, “Como resultado, hemos visto un aumento en el robo de vehículos utilizando una variedad de esquemas de fraude».

El acusado Bryan Orr, de 34 años, fue el líder del elaborado esquema que involucra a una red de co-conspiradores.

En una estafa, un comprador de paja (falso) compraría y financiaría un nuevo vehículo. A partir de entonces, el préstamo sería pagado en su totalidad por otros co-conspiradores. Una vez que el título del vehículo fue enviado al comprador, el vehículo se revendería inmediatamente.

Una vez que se obtuvieran las ganancias de la venta, las personas que realizaron los pagos informarán falsamente del uso fraudulento de sus cuentas bancarias, lo que llevará a las instituciones financieras a reembolsar los pagos que se hicieron en los vehículos. Inmediatamente los fondos fueron retirados y pasados ​​a Orr. Por su esfuerzo, los co-conspiradores recibieron un porcentaje.

La compra de vehículos no fue el único esquema fraudulento utilizado por Orr para robar a las instituciones financieras. Se otorgaron préstamos para vehículos, líneas de crédito comerciales y tarjetas de crédito personales a varios de los cómplices de Orr para que pudiera estafar a las instituciones financieras.

Otro esquema fraudulento involucraba la compra o devolución de «mercadería» entre las distintas compañías fantasmas.

Una vez que el vendedor retiraba los ingresos de la transacción, el comprador disputaría la compra y recibiría un crédito provisional del banco.

Al igual que en el esquema de compra de vehículos, una vez recibido el reembolso, los fondos se retirarían inmediatamente o se utilizarían para realizar compras fraudulentas con otras «compañías fantasmas».

Orr usó a las compañías fantasmas para robar más de $ 2.5 millones a los bancos durante este período de tiempo .