Persisten dudas respecto a los acuerdos alcanzados entre funcionarios de Estados Unidos y México, en tema migratorio

Solicitantes de asilo en un refugio de San Diego, pero ahora tendrán que esperar a que se resuelva su caso, en México. Foto-Archivo: Horacio Rentería/El Latino SD.

SAN DIEGO.- Mientras continúan las dudas y especulaciones sobre ‘los detalles’ no revelados aún del acuerdo entre los gobiernos de Estados Unidos y México, el Presidente Manuel Andrés López Obrador adelantó, sin embargo, que su país seguiría adelante con el Programa de Desarrollo Integral El Salvador, Guatemala, Honduras y México, presentado el 20 de mayo por la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), Alicia Bárcena Ibarra.

Se indicó que el documento al que el presidente mexicano hizo alusión en su visita del sábado 8 de junio a la ciudad de Tijuana, “surge (del acuerdo) del gobierno mexicano con los embajadores de El Salvador, Honduras, Nicaragua y Guatemala firmados el 1 de diciembre del 2018”.

- Advertisement -

De acuerdo con el Canciller mexicano, Marcelo Ebrard, este documento “servirá como una hoja de ruta para definir acciones específicas que permitan generar un mayor desarrollo en la región, causa con la cual México está comprometido”.

«Estará usando sus fuertes leyes»

Por su parte, el Presidente Donald Trump, retomó y público en su cuenta de Twitter las declaraciones de Brandon Judd, del National Border Patrol Council (Concilio Nacional de la Patrulla Fronteriza): “Este va a ser un enorme acuerdo porque México estará usando sus fuertes leyes de inmigración –un cambio de las reglas del juego-. Las personas (inmigrantes) no estarán más tiempo en Estados Unidos. También, 6000 miembros de las tropas mexicanas estarán en su frontera sur. ¡Actualmente hay muy pocos!”.

Asimismo, el Instituto Nacional de Migración del país azteca, afirmó en un reporte de prensa que del 29 de enero(fecha en la que se dio la primara devolución de migrantes centroamericanos solicitantes de asilo por parte de Estados Unidos), a este 8 de junio, se encontraban en territorio mexicano 11 mil 37 personas, todos ellos en espera de asilo del gobierno estadounidense. Vale decir que a raíz del nuevo acuerdo, los solicitantes de asilo tendrán que permanecer en México, en tanto se resuelva su solicitud en Estados Unidos, con el costo económico que ello representará para el pueblo y gobierno del vecino país.

Plazo fijado

El gobierno mexicano, a través de su propio Presidente Andrés Manuel López Obrador y el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, afirmaron el lunes 10 de junio que habrá un plazo de 45 días a partir del viernes 7, para que se divulguen y pongan en práctica los acuerdos recientemente firmados en la reunión de funcionarios mexicanos y estadunidenses en Washington, D.C.

‘No nos miden con el mismo racero»

No obstante, mientras la Embajadora de México en Estados Unidos, Martha Bárcena, reconoció que no se divulgaron “detalles” de este acuerdo, el líder de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, consideró, en Tijuana, que con los mismos se dio un retroceso en materia de política exterior y lamentó que “no se nos mida con el mismo ‘racero’ por lo que hace a la seguridad migratoria de la frontera sur respecto a la frontera norte.

Un detalle curioso es que al término de la intervención de Porfirio Muñoz Ledo, el Presidente Andrés Manuel López Obrador llamó al Canciller Marcelo Ebrard, con quien intercambió comunicación, posiblemente respecto a los comentarios del líder de la Cámara de Diputados, quien luego declararía a la prensa que a la política exterior de México se le «ha dado mucho giro, más de lo que quisiera» y calificó de gravísimo que el país selle su fronteras, en contra de los tratados internacionales».

El Ex Embajador de México en Estados Unidos, miembro distinguido del Partido de Renovación Nacional (MORENA) y político de larga trayectoria anticipó como «imposible y contrario al derecho humano a la migración», que México pueda cerrar la frontera sur del país para impedir el paso de centroamericanos.

«Presión total»

Sostuvo en el mismo sentido que la frontera es excesivamente porosa y se refirió a la «presión total, con amenazas económicas», del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a «bravatas electoreras, demagógicas y changarreras».

Vale decir que un funcionario estadunidense, ya fallecido, Harold Ezelle, ex delegado regional del desaparecido Servicio de Inmigración y Naturalización, declaró en 1985 en un desayuno ante los miembros del Grupo Madrugadores de Tijuana que «así como los mexicanos critican el desempeño de los agentes en las garitas y la línea divisoria en su frontera norte, sus agentes tienen los mismos problemas y peores actitudes en su frontera sur».

ULTIMA ACTUALIZACION: El gobierno federal mexicano confirmó que instaló diez coordinaciones de la Guardia Nacional (GN), en los municipios de la frontera sur «y busca que esa fuerza tenga un protocolo de actuación particular para el operativo migratorio que se implementa» con fines de control fronterizo.

LA POSTURA DE AMLO: En un mensaje publicado hoy en su cuenta de facebook, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador presenta su actual postura al tema de la presencia en México de migrantes centroamericanos que buscan asilo y de manera velada expone su optimismo de que su gobierno podrá sacar avante este tema y responde a sus detractores, que afirman que el gobierno mexicano no está en posibilidad de atender esta creciente demanda.

«Aceptamos el desafío»

«Aceptamos el desafío de acreditar que existe una vía distinta, humana y eficaz para enfrentar el fenómeno migratorio. Demostraremos al mundo que se puede si hay desarrollo, empleo y bienestar.nAclaramos que no descuidaremos las necesidades del país al brindar atención a migrantes. Tenemos recursos por el plan de austeridad y porque no hay corrupción. Con la venta del avión presidencial podremos apoyar a nuestros hermanos. Pedimos a los mexicanos actuar con humanismo; nada de xenofobia», escribió AMLO en su cuenta de facebook.

La postura de Trump

En fecha reciente el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, describió lo que en su concepto está ocurriendo con el tema migratorio, particularmente en la frontera sur de México y reprochó, como en un sinnúmero de ocasiones, que el gobierno mexicano no haya tomado «las medidas necesarias» para contener el flujo de inmigrantes provenientes de Centroamérica. Estas son sus palabras:

«Como todos saben, los Estados Unidos de América han sido invadidos por cientos de miles de personas que vienen a través de México y entran ilegalmente en nuestro país. Esta afluencia sostenida de extranjeros ilegales tiene profundas consecuencias en cada aspecto de nuestra vida nacional: abrumar a nuestras escuelas, atestando nuestros hospitales, agotando nuestro sistema de bienestar y causando innumerables crímenes. Miembros de pandillas, traficantes, traficantes de personas y drogas ilegales y narcóticos de todo tipo están llegando a la frontera sur y directamente a nuestras comunidades. Miles de vidas inocentes son tomadas cada año como resultado de este caos sin ley. ¡Debe terminar AHORA!

«Cooperación pasiva de México»

La cooperación pasiva de México para permitir esta incursión masiva constituye una emergencia y una amenaza extraordinaria para la seguridad nacional y la economía de los Estados Unidos. México tiene leyes de inmigración muy fuertes y podría detener fácilmente el flujo ilegal de migrantes, incluso devolviéndolos a sus países de origen. Además, México podría detener rápida y fácilmente a los extranjeros ilegales a través de su frontera sur con Guatemala.

«No podemos permitirlo»

Durante décadas, los Estados Unidos han sufrido las consecuencias graves y peligrosas de la inmigración ilegal. Lamentablemente, México ha permitido que esta situación se prolongue durante muchos años, empeorando solo con el paso del tiempo. Desde un punto de vista de seguridad, seguridad nacional, militar, económico y humanitario, no podemos permitir que este grave desastre continúe. El estado actual de las cosas es profundamente injusto para el contribuyente estadounidense, que asume el extraordinario costo financiero impuesto por la migración ilegal a gran escala. Aún peor es la terrible y prevenible pérdida de vidas humanas. Algunas de las pandillas más mortíferas y viciosas del planeta operan al otro lado de nuestra frontera y aterrorizan a las comunidades inocentes.

México debe intensificar y ayudar a resolver este problema. Damos la bienvenida a las personas que vienen legalmente a los Estados Unidos, pero no podemos permitir que se rompan nuestras leyes y que se violen nuestras fronteras. Durante años, México no nos ha tratado de manera justa, pero ahora estamos afirmando nuestros derechos como una nación soberana.