Algunas medicinas y el volante no se mezclan, si está tomando un medicamento, ¿es seguro conducir?

Lo más probable es que sí. No obstante, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) le recomienda asegurarse de que así sea antes de operar cualquier tipo de vehículo, ya sea un automóvil, un camión, un tren, un avión o un bote.

Aunque la mayoría no afectarán su capacidad para conducir, algunos medicamentos de venta con o sin receta (estos últimos también conocidos como OTC, por sus siglas en inglés) pueden tener efectos secundarios y causar reacciones que quizás hagan que sea peligroso conducir, como:

- Advertisement -

• sueño/somnolencia

• vista borrosa

• mareo

• movimientos más lentos

• desmayos

• incapacidad para concentrarse o prestar atención

• náuseas

• irritabilidad

Algunas medicinas pueden afectar su capacidad para manejar por un corto tiempo después de tomarlas. Con otras, los efectos pueden durar varias horas, e incluso hasta el día siguiente. Y algunas incluyen la advertencia de no operar maquinaria pesada, lo cual incluye conducir un automóvil.

Medicinas que podrían afectar su capacidad para manejar

Una medida de seguridad es saber cómo sus medicamentos, o cualquier combinación de ellos, afectan su capacidad para conducir. Algunas medicinas que podrían hacer que sea peligroso conducir son:

• los opiáceos

• los medicamentos de prescripción médica para la ansiedad (por ejemplo, la benzodiacepina)

• los medicamentos anticonvulsivos (antiepilépticos)

• los medicamentos antipsicóticos

• algunos antidepresivos

• los productos que contienen codeína

• algunos remedios para el resfriado y productos para la alergia, tales como los antihistamínicos (de venta tanto con receta como sin ella)

• las pastillas para dormir

• los relajantes musculares

• las medicinas que tratan o controlan los síntomas de la diarrhea

• las medicinas que tratan o previenen los síntomas del mareo

• las pastillas para adelgazar, los medicamentos para “mantenerse despierto” y otros fármacos con estimulantes (p. ej., con cafeína, efedrina o pseudoefedrina)

También evite mezclar los medicamentos con el alcohol al conducir.

Algunas medicinas para dormir pueden incapacitarlo, incluso a la mañana siguiente

Las personas con insomnio tienen problemas para conciliar o mantener el sueño. Muchos toman medicinas para poder dormir, pero a la mañana siguiente, algunas podrían incapacitarlo para realizar actividades para las que debe estar totalmente alerta, como conducir.

Cómo evitar conducir con las facultades menguadas

Con la mayoría de los medicamentos, usted puede seguir conduciendo de manera segura mientras esté tomándolos. Hable con su médico de servicios de salud sobre los posibles efectos secundarios. Por ejemplo, algunos antihistamínicos y medicamentos para dormir trabajan por periodos más prolongados que otros. Es posible que sienta los efectos sedantes de estos medicamentos por un tiempo después de haberlos tomado, y tal vez hasta el día siguiente.

Los médicos y los farmacéuticos pueden informarle sobre los efectos secundarios conocidos de los medicamentos, incluyendo aquellos que interfieren con la conducción. También puede solicitar información impresa sobre los efectos secundarios de cualquier medicamento nuevo.

Para controlar o reducir al mínimo los efectos secundarios mientras maneja, su prestador de servicios de salud puede ajustarle la dosis o la hora en que toma el medicamento, o cambiarlo por otro que le cause menos efectos secundarios.