Opiniones encontradas, respecto al perfil de migrantes deportados por el ICE a México

Juan, originario de Huajapan de León, Oaxaca, uno de los deportados recientemente aceptó: “a uno le gusta hacerle ruido al chicharrón”.

TIJUANA, BAJA CALIFORNIA, MEXICO.- “Es que a uno le gusta hacerle el ruido al chicharrón”,  en referencia a los deportados acusados de haber incurrido en delito, aceptó convencido Juan, un inmigrante recién deportado a Tijuana de California.

Su respuesta fue luego de que el reportero le preguntara ¿si estaba de acuerdo de que se deportara a los inmigrantes indocumentados?.

- Advertisement -

Entrevistado en la entrada peatonal Oeste de Tijuana, Juan dijo ser originario de Huajapan de León, Oaxaca, dijo que tenía muchos años de vivir y trabajar en la ciudad de Los Angeles, California, pero fue deportado tras haber sido arrestado manejando un vehículo borracho (DUI).

“Muchas veces no se porta uno bien”

“La verdad es que muchas veces no se porta bien uno; anda tomando o haciendo cosas que no están bien y está la ley; y es algo que podía haberlo evitado”, reconoció Juan, quien dijo que trabajaba descargado mercancía en bodegas.

Recordó que de acuerdo con las leyes de Estados Unidos manejar un automóvil bajo el influjo del alcohol es considerado felonía, uno de los delitos más graves y que se castigan, en muchos casos, con cárcel como ocurrió en el caso de Juan.

Juan, uno entre los miles de deportados anunciados recientemente por el presidente Donald Trump y quien afirmó tener como 8 años “por allá”,  indicó que este delito lo cometió este año y antes de su deportación, permaneció encerrado en un Centro de Detención.

“Cuando la migración llega y hacen redadas y la persona no tiene delito alguno lo dejan libre, pero cuando tiene delitos o crímenes, automáticamente lo deportan”, dijo.

Reconoció que en su caso además del DUI “ya he tenido historial y hay que saber reconocerlo y no meterse en problemas y como dice la canción, del trabajo a la casa y de la casa al trabajo”, dijo.

La otra cara

Pero Salvador Campillo, otro migrante mexicano recién deportado no tiene la misma opinión: “Lo malo de estas deportaciones es que están deportando gente inocente que llegó a Estados Unidos a trabajar, en realidad”.

Alegó que en su caso, pese a contar con documentos desde 1992 “Los de ICE me deportaron sin tener ninguna razón”.

Agregó que trabajaba en la venta de carros Woodland, California, (en Valle Central, cerca de la comunidad de Secoya) y  fue arrestado, señaló, porque no lo quería el patrón:  “el oficial (al hacer su arresto) me lo dijo a mí que él no tenía problemas conmigo, que era su jefe, su  boss (patrón)”.

Campillo, quien dijo ser originario de la ciudad de Acapulco, Guerrero, México, recordó que cruzaba la línea por la garita de San Ysidro, un migrante filipino le dijo que necesitaba acudir a una corte.

“Están criminalizando a gente latina”

“Están criminalizando a gente latina, a gente mexicana, cuando para mí, que trabajo en automóviles, pues soy carrocero desde niño y gano muy bien. Ellos están haciendo injusticias con gente emigrada, que abusando de su cargo y quieren hacer daño, lo hacen; son mentiras que están haciendo las deportaciones justamente, vi a mucha gente que es inocente y la deportaron”.

Expresó finalmente que ahora está solicitando un sitio como refugiado, pues en México fue objeto de la violencia: “A mi me asaltaron en Playas de Tijuana, pues aparte de carrocero practico ciclismo y tenía una bicicleta que me la robaron”.

“Depende cómo las hagan”

Rafael García, quien señaló ser nativo de Culiacán, Sinaloa, fue encuestado por su parte en San Ysidro acerca de su opinión sobre las deportaciones y respondió que “depende de cómo las hagan, porque si yo estoy violando la ley aquí y me deportan, pues se supone que ando mal”.

Sin embargo Rafael expresó que tiene una opinión muy diferente a la del gobierno estadounidense que considera a los inmigrantes como “ilegales” por el hecho de cruzar el país sin documentos, bajo el supuesto de que “quebró la ley”.

“La verdad en aquellos tiempos pasé sin papeles como unas dos o tres veces y yo no me sentía delincuente porque lo hice por necesidad, como muchos inmigrantes”.

“No estoy de acuerdo que los castiguen por eso sino por delitos que hagan dentro del país”, concluyó Rafael.

De acuerdo con Marcelo Ebrard, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, no se ha observado que haya “una deportación masiva de inmigrantes” (como había anticipado el presidente estadunidense, Donald Trump) y así se evidenció el domingo 14, la nueva fecha anticipada por el mandatario.

Sostuvo Ebrard que excepto San Diego, donde se reportaron a alrededor de 20 personas, los principales consulados de México en Estados Unidos informaron que las deportaciones se han dado en los números habituales, como es el caso de Chicago donde diariamente se arrestan entre 20 y 30 personas.

Salvador Campillo, otro migrante mexicano deportado, se quejó vehementemente de que el ICE “está deportando a gente inocente”. Foto: Horacio Rentería/El Latino San Diego.