Sueños de “dreamer”, Itzel es una de las jóvenes amparadas por DACA

Itzel Maganda Chavez, una de las más de 40 mil jóvenes que viven en San Diego amparada por el Programa DACA. Foto José Antonio Avilés.

SAN DIEGO.- “Tengo miedo que mi vida sea usada para poder llevarse a mi mamá, a mi familia que nos ha ayudado a poder ser y estar donde estamos”, es el sentimiento de Itzel Maganda Chavez, una de las más de 40 mil jóvenes que viven en San Diego bajo un programa que evita su deportación llamado: DACA.

A los 5 años llegó a San Diego de la mano de su madre pero fue hasta  la etapa de su adolescencia, cuando descubrió que su estatus migratorio no era el que ella creía.

- Advertisement -

“Creciendo aquí sin documentos no me había dado cuenta hasta que iba en la preparatoria, hasta mirar como mis amigos empezaban a manejar, tener licencia o podían viajar a Tijuana y hacer cosas que para mi familia no era una opción”, confesó Itzel. 

Ella es una de los casi 800 mil de beneficiarios del Programa DACA en Estados Unidos, el plan que protege a los indocumentados que llegaron a la unión americana antes de que cumplieran 16 años de edad.

“Yo creo para mí la angustia ha sido lo peor que he tenido que vivir diario sin saber si si vamos a tener o no el programa Daca”, consideró la joven inmigrante.

Itzel se graduó de la Universidad Estatal de San Diego, cuenta con la carrera de Ciencia Política  y trabaja como gerente de integración para inmigrantes dentro de una organización sin fines de lucro en la ciudad.

Hoy, su futuro de permanencia en territorio estadounidense está en manos de la Corte Suprema de Estados Unidos.

Pero el fallo del tribunal también dependerá de dos magistrados que fueron elegidos por el presidente Donald Trump.

“Si existe el riesgo claro de que pueda ser una decisión negativa por eso mismo yo creo que es muy importante alertar a la comunidad que si tiene DACA lo renueven porque no sabemos hasta cuando vamos a tener esa opción”, enfatizó la joven “dreamer”.

Aunque la Corte Suprema ya examina si se cancela o no el programa que protege de la deportación a los denominados “Dreamers” los que se encuentran incorporados en el DACA, los activistas consideran que no se deben echar “campanas al vuelo”.

“La recomendación ahorita es que no se confíen porque esto se va a resolver proyectamos en el primer trimestre del 2020”, informó Maribel Solache, activista en el Comité de Inmigración del Condado Norte de San Diego.

El fallo de la Corte Suprema podría darse en plena campaña de reelección del presidente Donald Trump, pero mientras esto sucede Itzel Maganda no deja de soñar con consolidar su futuro en Estados Unidos.