¡La Fe no admite fronteras!; más de 30 Sacerdotes Scalabrianos se reunieron en la frontera Tijuana-SD

Los sacerdotes Scalabrinianos celebraron una Oración Masiva en favor de los migrantes, en la frontera Tijuana-San Diego. Foto-Cortesía.

SAN YSIDRO.- La tarde del jueves 4 de julio, Día de la Independencia de Estados Unidos, se congregaron frente al muro fronterizo que divide a San Diego de Tijuana, 35 sacerdotes, que profesan la fe católica y en particular se han formado bajo la filosofía social del Misionero italiano Juan Bautista Scalabrini.

Con plena convicción y fervor religioso, los sacerdotes dejaron en claro que el encuentro lo efectuaron para llevar una “Oración Masiva, como una respuesta a las humana ante las miles de injusticias qu se cometen hacia los migrantes”.

- Advertisement -

Encabezando el evento acudió el Padre Scalabriniano, Patrick Murphy, director de la Casa del Migrante de Tijuana, el Padre Provincial Miguel Alvarez, además de Misioneros Scalabrinianos de San Carlos de países tan diversos como México, Estados Unidos, Canadá, El Salvador, Guatemala, Haití, Colombia y Vietnam, entre otros, sitios en los que también se padecen crisis humanitarias por la migración, como la que actualmente se acrecenta en esta región fronteriza.

¿Cuándo y por qué nació La Casa del Migrante TJ?

Vale recordar que la Casa del Migrante de Tijuana se encuentra enclavada en la parte más alta de la Colonia Postal de esa ciudad y vecina de la Colonia Libertad, reconocida por haber sido el sitio a donde concurrieron los primeros migrantes que se internaron hacia Estados Unidos, y donde aún residen los que –por diversas causas- no pudieron cruzar, junto a sus familias.

Y fue precisamente en 1987, paradójicamente un siglo después de que el Sacerdote Misionero Juan Bautista Scalabrini fundara en 1887, en Italia, la Congregación de Misioneros de San Carlos, mejor conocidos como “Los Scalabrinianos”y creara los primeros albergues para ofrecer asistencia social (al proporcionarle alimento, vivienda  ropa y empleo), legal, y moral a los migrantes que llegaban a la frontera de Italia y que, al igual que ahora sucede en esta frontera, eran asaltados por ‘polleros’y delincuentes.