Reducir la presión arterial reduce el riesgo de deterioro cognitivo

Se ha demostrado que el tratamiento agresivo para reducir la presión arterial en personas mayores reduce el riesgo de desarrollar deterioro cognitivo leve, un factor de riesgo de demencia, señalaron investigadores.

Aunque los hallazgos del Journal of the American Medical Association (JAMA) no encontraron ningún impacto significativo sobre la probabilidad de desarrollar demencia, los expertos señalaron que el ensayo ofrece un rayo de esperanza a medida que la población mundial envejece y la demencia se convierte en una preocupación creciente.

- Advertisement -

Se espera que la demencia, incluida su forma más común, la enfermedad de Alzheimer, afecte a 115 millones de personas en todo el mundo para el año 2050.

Hasta ahora, las mejores mentes científicas del mundo no han encontrado una manera fiable de prevenir, curar o tratar la demencia.

Pero algunas investigaciones han sugerido que la presión arterial alta, que afecta a tres cuartas partes de las personas mayores de 75 años, podría ser un factor de riesgo modificable.

Para el Ensayo de Intervención de la Presión Arterial Sistólica (SPRINT), se asignaron al azar a más de 9,300 personas de 50 años o más con presión arterial alta (presión arterial sistólica de entre 130 y 180 mm Hg) para recibir diferentes intervenciones.

Algunos recibieron control intensivo de la presión arterial, con medicamentos dirigidos a 120 mm Hg.

Otros apuntaban a un objetivo de tratamiento más estándar de menos de 140 mm Hg.

A los pacientes se les dio seguimiento durante unos cinco años y se les administró una batería de pruebas cognitivas.

En el grupo de tratamiento intensivo, se consideró que 149 participantes tenían demencia probable, en comparación con 176 participantes en el grupo de tratamiento estándar.

En otras palabras, el control de la presión arterial intensiva “no redujo significativamente la incidencia de demencia probable”, dijo el estudio.

Sin embargo, los investigadores fueron cautelosamente optimistas sobre un hallazgo secundario, que el deterioro cognitivo leve ocurrió en muchos menos participantes en el grupo de tratamiento intensivo, 287 en comparación con 353 participantes en el grupo de tratamiento estándar.

Un editorial acompañante en JAMA de Kristine Yaffe de la Universidad de California, San Francisco, también enfatizó la posibilidad de que más investigación podría confirmar la técnica como una estrategia de prevención efectiva.

“Para los adultos mayores, casi todos los cuales están preocupados por el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer y la demencia relacionada, SPRINT MIND ofrece una gran esperanza”, escribió.

“El estudio demuestra que entre los que tienen hipertensión, el control intensivo de la PAS puede reducir el desarrollo del deterioro cognitivo”.

Pidió que se estudie el enfoque junto con otros esfuerzos de salud vascular, como la actividad física y la prevención.

Maria Carrillo, directora científica de la Alzheimer’s Association, que está financiando una extensión de dos años del estudio para investigar más a fondo cualquier efecto sobre la demencia, calificó los hallazgos como “la evidencia más sólida hasta la fecha sobre la reducción del riesgo de deterioro cognitivo leve mediante el tratamiento de la hipertensión arterial”.

“El DCL es un factor de riesgo conocido para la demencia, y todas las personas que experimentan demencia pasan por el DCL”, agregó Carrillo.

“Sin embargo, el resultado del estudio sobre la reducción del riesgo de demencia no fue definitivo”, de ahí la necesidad de más investigación, dijo.