Demandan investigar las causas de la muerte de dos niños inmigrantes guatemaltecos

Vista del muro metálico en gráfica tomada desde el sitio conocido como ‘El Nido de las Águilas”, en La Mesa de Otay, Tijuana. Foto: Horacio Rentería/El Latino San Diego.

SAN DIEGO.- Tras la controversial muerte de dos niños migrantes guatemaltecos: Jakelin Caal-Maquin, de 7 años de edad y Felipe Alonso-Gómez, de 8, organizaciones activistas condenaron los incidentes y demandaron una exhaustiva investigación en ambos casos.

El fallecimiento de los niños ocurrió en diciembre y provocó consternación entre miembros de la comunidad.

- Advertisement -

En un reporte de prensa, Alliance San Diego sintetizó los dos casos en la forma siguiente:

Detalles de los dos casos

Jakelin Amei Rosmery Caal Maquin, una niña guatemalteca de siete años, murió el 8 de diciembre de un shock séptico, fiebre y deshidratación mientras estaba bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza. Según los informes, Jakelin comenzó a sufrir ataques después de que ella y su padre se entregaron a los agentes de la Patrulla Fronteriza en una parte remota del desierto de Nuevo México, junto con un grupo más grande que buscaba refugio.

El 24 de diciembre, Felipe Alonso-Gómez, de ocho años, comenzó a sufrir una fiebre de alto grado después de estar en custodia con su padre desde el 18 de diciembre. Felipe fue llevado al hospital, dado de alta después de solo 90 minutos de observación, y se le pusieron antibióticos e ibuprofeno. Una vez de vuelta en la detención, Felipe comenzó a vomitar y fue trasladado nuevamente al hospital, donde murió poco antes de la medianoche.

Reacciones

La Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA), la organización de derechos de los inmigrantes más grande de California, “condenó al gobierno de los Estados Unidos por la muerte de un niño migrante más bajo su custodia”  y exigió la renuncia de la Secretaria del Departamento de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen.

“Las muertes de inmigrantes mientras están bajo la custodia de las agencias de DHS son un problema sistemático. Desde marzo de 2010, 74 personas han muerto mientras estaban bajo la custodia del Departamento de Protección Fronteriza, Custom and Border Protection, CBP, por sus siglas en inglés)”, precisa la organización activista con sede en la ciudad de Los Ángeles, California.

Y agrega” “La muerte de este niño, además de los numerosos informes de agresiones sexuales contra menores mientras se encuentran en los centros de detención de ICE, debe recordarnos que la Administración de Trump eliminó la verificación de antecedentes penales del personal que supervisa a estas familias”.

Por su parte, la organización Alliance San Diego afirmó que “la trágica y horrible muerte de Felipe es una de las más de 7,000 personas que han muerto a lo largo de la frontera sur en las últimas dos décadas, debido al aumento de la militarización, los agentes irresponsables y los muros peligrosos y peligrosos de Trump”.

En palabras de Vicki B. Gaubeca, directora de la Coalición de Comunidades de la Frontera del Sur, emitió la siguiente declaración:

“Insensible militarización de nuestras fronteras”

“La muerte de Felipe, así como la muerte de Jakelin Caal”,  advirtió, “son tragedias horribles que resultan de la insensible militarización de nuestra frontera. Agentes irresponsables y muros mortales empujan a las personas vulnerables que buscan refugio a las áreas más remotas y peligrosas de nuestros desiertos. “Debe haber una investigación sobre la pérdida de estas vidas jóvenes, y una mayor supervisión para controlar a los agentes fronterizos que actúan con impunidad”.

Asimismo, Enrique Morones, director de Ángeles de la Frontera, escribió en un correo electrónico enviado a los medios de información: “Si tu no estás indignado, no estás poniendo atención. Otro niño murió, Felipe Gómez, de Guatemala de 8 años de edad, PRESENTE”.

“Ha sido desbordada”

Aunque el servicio de vigilancia fronteriza de Estados Unidos reconoció, a través del Comisionado KevinK. McAleenan, que esta instancia ha sido desbordada y es incapaz de gestionar el arribo de miles d migrantes, en su mayor parte provenientes de Centroamérica y dijo que requieren de más fondos, el Presidente Donald Trump continuó con su ambigüedad, al reiterar que los fondos (por $5 billones) que solicita para la construcción del Muro con México, bajo la amenaza “de cerrar la frontera” si no le autorizan el dinero, pero sin precisar cómo y cuánto se canalizaría a la seguridad fronteriza.

Se anticipó no obstante, que el mandatario tiene programado un viaje a la frontera sur para constatar la construcción de la nueva barda con México para el presente mes de enero, sin precisar fecha.