¡Se acabó! el momento de hablar; ¡el tiempo de la acción es ahora!, advirtió Supervisor Cox, sobre viejo problema ambiental

Los funcionarios durante la conferencia de prensa: Foto-Cortesía: Oficina del Supervisor Greg Cox.

IMPERIAL BEACH.- Mientras el gobierno federal de México no ha presentado un plan específico para resolver el derrame de aguas negras a las playas de San Diego, un grupo de altos funcionarios locales presentaron una resolución en la que llaman al gobierno federal a tomar acción para parar los desechos residuales contaminantes.

Tras las recientes tormentas que han caído en la región, el Departamento de Salud del Condado de San Diego emitió la siguiente advertencia de “cierre de contacto con el agua para la costa del océano en el Refugio Nacional de Vida Silvestre Tijuana y el Parque Estatal Border Field debido a los flujos contaminados con aguas residuales del río Tijuana que ingresan a los Estados Unidos después de la lluvia reciente”.

- Advertisement -

“El área de cierre de contacto con el agua incluye todas las playas desde la frontera internacional hasta el extremo sur de Seacoast Drive. Las señales de cierre de contacto con el agua permanecerán en su lugar hasta que los resultados del muestreo de agua del océano cumplan con los estándares de salud estatales para uso recreativo”.

Cansados de esperar fondos

Cansados de esperar fondos y una resolución de apoyo a este añejo problema de salud ambiental, los funcionarios tuvieron, por enésima ocasión, una conferencia de prensa para demandar una pronta respuesta por parte del gobierno federal.

Ahí estuvieron el  grupo de funcionarios fue encabezado por los alcaldes, de San  Diego, Kevin Faulconer, de Imperial Beach, Serge Dedina y Coronado, Richard Bailey, el Supervisor por el Distrito 1, Greg Cox, y el Comisionado del Puerto de San Diego, Dan Malcom, entre otros.

Las promesas

Vale hacer mención que la conferencia de prensa tuvo lugar dos días antes de que fuera programada, para el jueves 5 de diciembre, un nueva “reunión pública del Foro Ciudadano de la Comisión Internacional de Límites y Aguas, Sección Estados Unidos”, USIBW, por sus siglas en inglés, agencia que en la resolución de los funcionarios locales, señalan como principal responsable de la inacción ante este problema ambiental, que ya acumula décadas sin solución.

Uno de los más recientes testimonio del severo impacto que sobre la población de Imperial Beach ha tenido la contaminación a las playas ocasionada por las aguas negras provenientes de Tijuana la dio Lacey Kennedy Cornejo quien –durante uno de los cientos de ‘reuniones públicas’ realizadas por USIBW- no pudo contener su impotencia al narrar como su hijo Kaiden Girdner, sobre quien dijo, fue atacado, cuando tenía 7 años de edad, por una bacteria de las aguas negras provenientes de México.

Y…los hechos

Hoy Kaiden tiene 14 años y continúa enfermo por ese motivo, afirmaría entonces.

Y aunque la labor de la agencia federal no ha pasado de junta tras junta sin resultados concretos, sí, en cambio, se tiene documentada la reunión que el alcalde de Imperial Beach, Serge Dedina, tuvo el 24 de septiembre  de este año en la Casa Blanca, en Washington D.C., en compañía de los alcaldes de San Diego, Kevin Faulconer, y  Coronado, Richard Bailey, del Supervisor Greg Cox, y el presidente del del Puerto de San Diego, Gary Bonelli.

“Continuaremos presionando”

“Este fue un esfuerzo de equipo y además del personal de la Casa Blanca incluyó representantes de alto nivel de OMB y la EPA. Continuaremos presionando en todos los niveles y en los Estados Unidos y México para solucionar este problema”, escribió entonces el alcalde Dedina, quien ha mantenido comunicación con el nuevo gobernador de Baja California, Jaime Bonilla, sobre este tema.

Por su parte, el Supervisor Greg Cox escribió sobre la reunión de la mañana del martes 3 de diciembre: “Me uní a la Coalición Regional esta mañana para anunciar resoluciones conjuntas que instan al gobierno federal a financiar proyectos que hemos identificado para solucionar problemas de alcantarillado fronterizo de largo plazo. ¡Se acabó el momento de hablar! ¡El tiempo para la acción es ahora!, advirtió.