Alarman al planeta los crecientes incendios en la selva amazónica, que podría acelerar la crisis del cambio climático

El planeta se encuentra en un predicamento debido a los incendios en el más importante pulmón ambiental. Foto-Cortesía: Victor Moriya, Greenpeace.

En forma alarmante continúa creciendo el número de incendios en la Selva del Amazonas, llamado “Los Pulmones del Planeta» (al generar el 20% del oxigeno del planeta) y que ha servido como ‘el amortiguador’ del cambio climático que sufre el planeta.

El centro de investigación especial de Brasil estima que del 80% de los incendios que ocurren en ese país, más de la mitad se generan en la región amazónica y de 2,849 incendios que se contabilizaron en 2018, en los 8 meses que han transcurrido de este año, ya suman más de 4,465.

- Advertisement -

El ingrediente político

Sin embargo, mientras el más importante ‘colchón’ que tiene el mundo frente al creciente cambio climático en el planeta, se ve amenazado por el fuego, ‘los dimes y diretes’ entre el presidente brasileño Jair Bolsonaro y las Organizaciones No Gubernamentales (ONG’s) se han acentuado.

Mientras los primeros aseguran que los recientes incendios forestales iniciaron “con un aumento en la tala provocada por madereros y ganaderos para despejar tierras para el Ganado” alentada por el Presidente prompresarial para impulsar la venta de carne, este último culpa a las ONG’s y los ganaderos que limpiaron la tierra.

A principios de este mes, Bolsonaro despidió al jefe de una agencia que reveló que se habían perdido unas 1.330 millas cuadradas de bosque desde que asumió el cargo, un 39% más que en el mismo período del año pasado.

En los últimos 50 años, alrededor de una quinta parte de la selva tropical se ha perdido debido a la deforestación, y esa tasa ahora solo se está acelerando.

 Advertencia de los científicos

Los científicos estiman que “si perdemos otro 20% de este exuberante hábitat, podría ocurrir una serie catastrófica de eventos conocidos como muerte regresiva, donde el bosque se seca y es más susceptible a incendios y sequías”.

El río Amazonas (incluida su selva) se extiende por ocho países de Brasil, Ecuador, Perú, Colombia, Bolivia, Venezuela, Surinam y Guyana y abarca 7,062 kilómetros, que lo convierte en el río más largo del mundo.

Tema de los G-7

El tema de los incendios en la selva y la región amazónica estuvo presente en la reunión de los G-7 (Los 7 países más industrializados, y el tema tiene tal relevancia a nivel internacional que el presidente francés Emmanuel Macron afirmó en el marco de la cumbre que se opone a un acuerdo comercial entre la Unión Europea y el Mercosur (el bloque comercial de Sudamérica), luego de acusar al presidente brasileño Jair Bolsonaro de “mentirle” acerca de sus compromisos climáticos.

El acuerdo de Paris

De hecho, no fue sólo Macron el que criticó al mandatario brasileño, sino la alcaldesa de Paris, Anne Hidalgo quien aseguró, a través de un comunicado de prensa que la selva amazónica está siendo quemada por el comportamiento irresponsable de un pequeño número de políticos y ejecutivos corporativos internacionales”.

Pero la postura de la alcaldesa parisina no quedó ahí y demandó “una reunión internacional urgente” para abordar los incendios y “tomar todas las medidas, acciones y sanciones necesarias para detener este desastre humanitario”.

Baste recordar que en diciembre del 2015 durante la Conferencia de Paris sobre el Clima, fue firmado por 195 países (entre los cuales no está Estados Unidos) y se acordó que para “evitar un cambio climático peligroso, el Acuerdo establece un plan de acción mundial que pone el límite del calentamiento global muy por debajo del 2 grados centígrados”.

La gráfica muestra una clara tendencia al incremento en los incendios en la selva amazónica. Foto-Cortesía: Mongabay.com