Demandarán al Gobierno Federal, familias de niños que fueron encerrados en ‘jaulas’ por el DHS

Niños de todas las edades retenidos en ‘las jaulas’ de Texas a mediados de julio del año pasado. Foto-Cortesía: Time.com

Hace poco más de un año que El Latino San Diego publicó la advertencia de un estudio sobre las secuelas negativas que podría traer el encierro de niños en ‘jaulas’, por parte del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés)  caracterizados por la ansiedad, la falta de sueño, depresión, y en algunos casos más extremos, hasta el riesgo de optar por el suicidio.

Dicha advertencia se publicó entonces en la Revista Científica de la Asociación Médica Estadounidense en la que se publica el artículo titulado: “Potential Child Health Consequences of the Federal Policy Separating Inmigrant Children Children From Their Parents” (Posibles Consecuencias para la Salud Infantil de la Política que Separa a los Niños de sus Padres”, y firmado por los Médicos Howard Zuker y Danielle Green.

- Advertisement -

Hoy ha trascendido que varias de esas familias han decidido demandar a la administración Trump bajo la denuncia de supuestos abusos sexuales, psicológicos y emocionales sufrido por los niños y bajo el argumento médico de que los pequeños sufrirían daños irreversibles, se han interpuesto alrededor de 40 juicios, que representarían un costo para el gobierno federal aproximado a los $200 millones.

“Incluso si los niños se reúnen con sus familias, los efectos a largo plazo pueden ser más insidiosos, permanentes o desvastadores…Después de que la atención de la Nación se haya trasladado a la próxima crisis, estos niños y sus familias seguirán enfrentando los efectos físicos y emocionales, potencialmente duraderos de la separación forzada”, se advierte en la citada publicación.

Apenas en la edición pasada de El Latino (#33) destacábamos una nota publicada en el diario Los Ángeles Times referente a la eventual negación de Residencia Permanente o Temporal a quienes han abusado de la asistencia pública, en el cual se afirma que esto es parte “de un impulso (del Departamento de Seguridad Nacional) para “mover a los Estados Unidos a un sistema que se centre en los habilidades de los inmigrantes en lugar de enfatizar en la reunificación de las familias)”.

En el banquillo, de nuevo

Sin embargo, con el anticipo de esta demanda que interpondrían las familias cuyos niños resultaron afectados por la detención de los niños (algunos bebés) en instalaciones consideradas como infrahumanas e inseguras, de nuevo el gobierno federal y el DHS lo sientan en el banquillo de los acusados.

Se indicó que la demanda colectiva se sustenta originalmente en el caso sufrido por un niño de siete años, de cuyo padre se omitió dar su nombre por tratarse la víctima de un menor de edad, y que habría sido objeto de abuso sexual por parte de otros niños en un albergue de Nueva York.

Otro elemento que destacaría la demanda es que en este caso (como en otros varios), el niño fue separado de su padre, que se encontraba a una distancia de unas 2 mil millas donde su hijo estaba cuando se habrían producido los abusos en su contra.

Como se recuerda, el 10 de julio del año pasado, un juez federal de San Diego (Dana Sabraw), emitió un plazo para la reunificación de los niños separados por la fuerza de sus padres,  la que se cumplió ‘a medias’ y en forma tardía.

Controversial proyecto

En el mismo sentido, el congresista D- MarkTakano anticipó que el presidente Donald Trump tiene un proyecto para construir, en Los Angeles, un centro para niños indocumentados no acompañados, que crucen la frontera sur (con México).

Takano publica en su sitio de web lo siguiente respecto a este anuncio, en el que se adelanta que el anuncio lo hizo la Administración de Servicios Generales (GSA, por sus siglas en inglés y que “se está buscando arrendar espacio en el Inland Empire para detener a niños no acompañados”.

“Parece que casi todos los días”, afirmó el congresista, “aprendemos de nuevas formas despreciables que el presidente Trump está apuntando a los inmigrantes, lo que dificulta a los solicitantes de asilo encontrar refugio en Estados Unidos e infundir miedo en nuestras comunidades”. Mis colegas demócratas en el Congreso y yo, junto con el pueblo estadounidense, hemos condenado la crueldad, la negligencia y los abusos contra los derechos humanos perpetrados contra inmigrantes en centros de detención en nuestra frontera sur y en todo el país”.

“Desde antes de anunciar su política de separación familiar, la Administración Trump orquestó una crisis en la frontera y ha dificultado que los inmigrantes soliciten asilo. Las familias están siendo separadas y los niños están detenidos en centros de detención en violación de las políticas de inmigración de larga data, como el Acuerdo de Flores. La necesidad de más instalaciones para albergar a niños inmigrantes es un resultado directo de la agenda antiinmigrante del presidente”.

“Contraria a los valores”

“En el Inland Empire y en California, apoyamos los derechos de los inmigrantes, brindamos seguridad a los solicitantes de asilo y respetamos la dignidad de todas las personas. Esta instalación es contraria a los valores estadounidenses que apreciamos, de ser una nación inclusiva y acogedora de inmigrantes”

Y concluyó el legislador Demócrata por California: “Desde que se hizo este anuncio, he tenido noticias de los electores que han expresado su indignación y preocupación por el establecimiento de una instalación de este tipo en nuestra comunidad y estoy firmemente de acuerdo con ellos en oposición a más centros de detención infantil. El tratamiento atroz de los niños inmigrantes debe llegar a su fin. En el Congreso, debemos continuar realizando nuestras tareas de supervisión y trabajando diligentemente para abordar la crisis humanitaria que ha creado la Administración Trump”.

Algunos niños fueron encontrados en condiciones infrahumanas. Foto-Cortesía: krmg.com
La famosa foto empleada en el estudio mencionado: “Potential Child Health Consequences of the Federal Policy. Foto-Cortesía.
Congresista Mark Takano, Demócrata de California. Foto-Cortesía: Inlandpolitics.com