Anuncian “nueva regla” para evitar que los nuevos residentes sean “una carga”

Como una medida que ignora la reunificación familiar, calificaron organizaciones defensoras de los inmigrantes, la nueva regla. Foto-Cortesia: bwbulletin.org

Mientras el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) anticipó que a partir del 15 de octubre se aplicará “una nueva regla de inmigración para garantizar que aquellos que buscan ingresar (los nuevos solicitantes de Residencia) temporal o permanente, sean autosuficientes y no convertirse en una carga pública”, aunque planteo un cambio en su concepto de ‘carga pública’.

Con esta nueva regla, los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS) ahora revisará la asistencia pública aunado a los ingresos, la salud y la salud del hogar para determinar, de acuerdo con la ley y el criterio de los oficiales, cumple o no con los requisitos para ser admitido como residente temporal o permanente.

- Advertisement -

La misma no afecta sin embargo a los ciudadanos (por nacimiento o por naturalización), ni a su familia por parentesco directo (esposa e hijos), así como a los militares en servicio activo.

“Implementaría Ley aprobada por Congreso”

“Las nueva regla de inadmisibilidad”, programadas para ser notificada de manera oficial  por la agencia federal el miércoles 14 de agosto, en realidad fue lanzada el 22 de septiembre del año pasado, y de acuerdo con el DHS, “esta regla implementará una ley aprobada por el Congreso con la intención de promover la autosuficiencia de los inmigrantes y proteger recursos finitos al garantizar que no sea probable que se conviertan en una carga para los contribuyentes estadounidenses”.

Se precisa en el documento original que “los beneficios para ser designados en esta regla son: asistencia federal, estatal, local o tribal para el mantenimiento de ingresos, Asistencia Temporal para Familias Necesitadas (TANF), Seguridad de Ingresos Suplementarios (SSI), Medicaid (con excepciones limitadas para los beneficios pagados de Medicaid para ”una afección médica de emergencia” y para ciertos servicios de discapacidad relacionados con la educación)”.

¿Quiénes serían afectados?

La nueva regla de inadmisibilidad a Estados Unidos, basada en la Sección 212 (a) (4) de la Ley de Inmigración y Naturalización contempla la opción de negar la residencia, asimismo, a las personas que reciben “subsidio por bajos ingresos de la parte D de Medicare, el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP o cupones de alimentos), Sección 8 Programas de Elección de Vivienda y Asistencia de Alquiler basada en proyectos de Sección 8 y Vivienda Pública, así como institucionalización para atención a largo plazo a expensas del gobierno”.

Las excepciones

“Por ley, los asilados, refugiados y otras categorías de personas vulnerables no están sujetas a la carga pública de inadmisibilidad, y como tales, no se ven afectados por esta regla. (Asimismo) tampoco consideraría ningún beneficio recibido por extranjeros que estén en servicio activo o en vía de incorporarse oficialmente a la Reserva de las Fuerzas Armadas de Estados o un hijo del miembro del servicio”, se indica en la nueva regla de inmigración.

“Además, el DHS no consideraría el alivio de desastres, la asistencia médica de emergencia, los beneficios recibidos por los hijos de un ciudadano extranjero de Estados Unidos y los beneficios de Medicaid recibidos por los hijos de ciudadanos estadounidenses y los posibles hijos adoptivos de ciudadanos estadounidenses.

“Garantizar que no abusen”

Mientras el presidente Donald Trump en su cuenta de twitter reproduce un texto atribuido a la Casa Blanca en el que se afirma “ El presidente @realDonaldTrump hará cumplir una ley de la era Clinton para garantizar que los no ciudadanos no abusen de nuestros programas de beneficios públicos y pongan en peligro la red de seguridad que necesitan los estadounidenses vulnerables. La Administración Trump está tomando medidas para ayudar a garantizar que los no ciudadanos en este país sean autosuficientes”.

Reacciones de rechazo

Sin embargo las reacciones de rechazo a la misma no se hicieron esperar por organizaciones defensoras de derechos humanos, algunas de las cuales anticiparon que interpondrán una demanda para que no entre en efecto. Las organizaciones también coincidieron en señalar que es un ataque a la inmigración legal y las familias inmigrantes latinas. 

Así, Lilian Serrano, presidenta del Consorcio de Derechos de los Inmigrantes de San Diego, consideró que con esta nueva regla “Trump está armando los programas de redes de seguridad de nuestra nación para limitar la migración legal, en otro esfuerzo para convertir a los inmigrantes en chivos expiatorios con fines políticos, y es más que cruel”.

“Hacer sus vidas lo más difícil posible”

“Ya estamos viendo que las familias no obtienen beneficios públicos debido a esta regla, a pesar de que la regla aun no ha entrado en vigencia. En lugar de ayudar a estas familias en dificultades a encontrar su equilibrio durante los momentos críticos de la vida, la administración está tratando de hacer sus vidas los más difíciles posibles”, agregó Serrano.

El diario Angeles Times sostiene en una nota informativa que esto refleja “gran parte del esfuerzo del presidente Trump para acabar con la inmigración ilegal (lo cual) ha sido el centro de atención, pero el cambio de reglas es uno de los esfuerzos más agresivos para restringir la migración legal. Es parte de un impulso para mover a los Estados Unidos  a un sistema que se centre en las habilidades de los inmigrantes en lugar de enfatizar en la reunificación de familias”.

“Agenda nativista y xenofóba”

Por su parte, Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición por los Derechos Humanitarios de los Inmigrantes (CHIRLA) consideró que “este cambio de reglas es cruel, innecesario y subraya el objetivo claro de la agenda blanca, nativista y xenófoba de la Administración Trump: mantener a los inmigrantes fuera…El cambio de reglas alterará radicalmente una antigua interpretación de la regla de carga pública y es un ataque contra las familias inmigrantes, incluidos los niños nacidos en Estados Unidos”.

Finalmente, el Centro de Derechos Constitucionales calificó la nueva medida como “cruel, racista y patentemente ilegal” y adelantó que pondrá una demanda para evitar que entre en efecto.


Los niños, hijos de inmigrantes legales, los que podrían resultar más afectados por la nueva medida. Foto-Cortesía: pri.org
El Programa de Asistencia para Nutrición Suplementa, en la mira. Foto-Cortesía: migrationpolicy.org